PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Obama prohibe de manera permanente las perforaciones de petróleo y gas en el Ártico y Atlántico, obstaculizando los planes de Trump

H

 

El magnate republicano tendrá que acudir a los tribunales si quiere derogar esta medida

astrid otal

21 Diciembre 2016 16:34

A un mes de que acabe su mandado y sea Donald Trump quien asuma la presidencia de EEUU, la administración de Barack Obama ha prohibido de manera permanente la realización de nuevas prospecciones de petróleo y gas en el Ártico y en la costa atlántica. Con esta medida, el actual presidente suma una barrera legal para dificultar que Trump pueda dar pasos hacia atrás en materia medioambiental.


Para proteger estas aguas, Obama ha acudido a una ley de la década de los 50, la Ley de la Plataforma Continental Exterior, que permite a quien ocupa el cargo limitar las áreas de explotación mineral y la perforación. Esta norma le complica a Trump mucho sus deseos de obtener crudo en estos mares ya que no podrá derogarla nada más poner los pies en la Casa Blanca, sino que tendrá que luchar contra ella en los tribunales.

La prohibición se aplica a las aguas de la costa de Alaska, al mar de Chukotka y gran parte del mar de Beaufort, y en el Atlántico desde Nueva Inglaterra hasta la bahía de Chesapeake.



Donald Trump se pasó toda la campaña electoral proclamando que acabaría con la mayoría de las políticas medioambientales tomadas en la anterior legislatura, además de desmarcar a Estados Unidos del acuerdo para reducir las emisiones de CO2 asumido en París.

Los temores de que se atacara la preservación natural se confirmaron cuando nombró a Scott Pruitt, un fiscal general conocido por salir en la defensa de la industria de energías fósiles, como jefe de la Agencia de Protección Ambiental. El mismo hombre que ha demandado varias decisiones tomadas por la agencia y ha cuestionado públicamente sus investigaciones sobre la extracciones de gas a través de frakking ahora pasará a presidirla. Con la elección de Rex Tillerson, actual ejecutivo de la petrolea ExxonMobil, como secretario de Estado, Donald Trump dejaba bien claro la línea que iba a seguir.

Frente a eso, Barack Obama y su homólogo canadiense han optado por la baza legal que tenían en sus manos.




"El Presidente Obama y el Primer Ministro Trudeau se enorgullecen en lanzar acciones que aseguren una economía y un ecosistema del Ártico fuertes, sostenibles y viables. Esta acción refleja la posición científica de que, incluso con los mayores estándares de seguridad que ambos países han puesto en práctica, los riesgos de un derrame de crudo en esta región son importantes y nuestra capacidad para limpiar un derrame en las duras condiciones de la región es limitada", se escribía en un comunicado emitido por la Casa Blanca.

"Mientras Donald Trump apila su gabinete con grandes amigos y contaminadores, el presidente Obama ha actuado para proteger nuestros océanos, nuestro aire y nuestro clima para nuestras comunidades costeras y futuras generaciones de estadounidenses", se alegraba Tom Steyer, presidente de NextGen Climate, asociación defensora del medioambiente.

Sin embargo, no todos han visto esta medida con buenos ojos. El Instituto Americano de Petróleo ha mostrado su rechazo rotundo a la prohibición, justificando que se debilitará la economía. "El bloqueo de la exploración debilita nuestra seguridad nacional, destruye puestos de trabajo bien remunerados y podría hacer que la energía sea menos asequible para los consumidores", expresó su director, Erik Milito.

El mismo Instituto manifestó que esperan trabajar con la nueva administración para derogar esta prohibición. Para lograrlo, necesitarán acudir a los tribunales. Y ya sabemos que la justifica no se caracteriza por ser veloz.

share