PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

La OMS gasta más en viajes que en combatir el VIH, la hepatitis y la malaria juntas

H

 

Una investigación destapa la escandalosa cifra que se gasta la organización en vuelos de primera clase y suites presidenciales

S.L.

23 Mayo 2017 13:44

200 millones de dólares (178 millones de euros). Esta es la cifra anual de gastos en viajes de personal de la Organización Mundial de la Salud. Según documentos internos desvelados en exclusiva por The Associated Press, el máximo organismo mundial sanitario ha gastado en desplazamientos casi el triple de lo que gasta en la lucha contra algunos de los problemas de salud más importantes.



Tan solo el año pasado, la OMS gastó 71 millones de dólares (62,7 millones de euros) en combatir el VIH y la hepatitis, 61 en la malaria (54,3 millones de euros) y 59 millones de dólares (52,5 millones de euros) para atajar la tuberculosis. Frente a esto, la OMS invirtió en viajes para sus 7.000 empleados aproximadamente el equivalente a todo el gasto sanitario para las tres enfermedades más prevalentes hoy en día. Unos gastos en desplazamiento que llegan desde 2013 a los 803 millones de dólares.

De acuerdo con AP, el análisis interno de la OMS realizado en marzo de este año ha encontrado que solo 2 de los 7 departamentos de la sede de Ginebra de la organización cumplían con los objetivos presupuestarios y que la tasa de cumplimiento para la reserva de viajes con antelación fluctuó entre el 28 y el 59%.


El máximo organismo mundial sanitario ha gastado en desplazamientos casi el triple de lo que gasta en la lucha contra algunos de los problemas de salud más importantes


“No confiamos en que la gente sepa hacer lo correcto cuando se trata de viajar”, decía en septiembre de 2015 durante un seminario interno de cuentas Nick Jeffreys, director de finanzas de la OMS. En la grabación de vídeo obtenida por la agencia AP, Jeffreys mantenía que a veces “los empleados pueden manipular un poco su viaje” y que la agencia no estaba segura si la gente reservaba las tarifas más económicas o justificaba el viaje.

Por otro lado, la OMS envió a principios de este año un comunicado interno a varios miembros de alto nivel –entre los que se encontraba la directora general de la OMS, Margaret Chan – bajo el título ACCIONES PARA CONTENER COSTES DE VIAJE. Con ese asunto en letras mayúsculas, el comunicado informaba que el cumplimiento de las normas acerca de la reserva con antelación era “muy bajo”. Además, el documento señalaba que la OMS estaba bajo presión de sus países miembros para ahorrar dinero.



AP ha descubierto, que la propia directora Chan en un viaje a Guinea para celebrar la erradicación del ébola se quedó a dormir en una suite presidencial con baños de marmol en primera línea de playa en la que la noche sale a 1.008 dólares (900 euros).

Frente a los documentos filtrados, la OMS ha respondido a la agencia AP señalando que “la naturaleza del trabajo de la OMS a menudo requiere que el personal viaje y que el gasto se  ha reducido un 14% respecto al año anterior, aunque el total de ese año fue excepcionalmente alto debido al brote de ébola de 2015 en África Occidental”.

“Hay una enorme desigualdad entre las personas en la parte superior que van en helicóptero y viajan en primera clase y y todos los demás que solo pueden conformarse,” explicó Sophie Harman, experta en política de salud global de la Universidad Queen Mary de Londres.


“No confiamos en que la gente sepa hacer lo correcto cuando se trata de viajar”


Otras agencias de ayuda internacional, como Médicos Sin Fronteras, prohíben explícitamente a su personal viajar en primera clase. Con una plantilla de 37.000 trabajadores, gastan 43 millones de dólares (38,2 millones de euros) en viajes al año. Una cifra muy por debajo de los 200 millones de dólares antes mencionados para tan solo 7.000 empleados de la OMS.

“Los viajes son necesarios", señaló el mensaje de la OMS pero “como organización debemos demostrar que somos serios a la hora de gestionarlo de forma apropiada”.



share