Actualidad

Nuevas modelos se suman a las denuncias de acoso sexual contra Terry Richardson

El fotógrafo de moda es acusado de trato denigrante a la mujer por sus modelos y compañeros de profesión

“No me gusta explotar a nadie. No es mi estilo. Todo el mundo se divierte en mis sesiones”, ha declarado el excéntrico fotógrafo de moda Terry Richardson, en contra de lo que opinan algunas de las modelos que han trabajado con él, que han tachado su comportamiento de acoso y han contado sórdidas historias a los medios.Las opiniones hacia Terry Richardson parecen estar muy divididas, entre los que le dan un apoyo absoluto y los que se atreven a denunciar las intenciones que subyacen a sus sesiones.

Un claro ejemplo de voz crítica es la danesa Rie Rasmussen, quien recientemente declaró sobre las participantes en las sesiones fotográficas con Richardson, aludiendo de forma velada a casos de acoso y abuso: “Ellas están demasiado asustadas para decir que no porque su agencia las contrato para el trabajo y son demasiado jóvenes para levantarse por ellas mismas”. Con esta opinión se atrevió a enfrentarse al fotógrafo durante un evento en Paris. “Se lo dije. ¿Por qué tu trabajo es completamente degradante para las mujeres? Espero que sepas que sólo follas con chicas porque tienes una cámara, muchos contactos en el mundo de la moda y expones tus fotografías en Vogue”. Ante la acusación Richardson huyó de la escena, y en vez de afrontarla llamó a la agencia de la modelo para quejarse del comportamiento de la danesa.

No es ni mucho menos el único caso de una modelo que ha hablado públicamente contra el fotógrafo en los últimos años. En 2010 Jamie Peck copó titulares al recordar la sesión que había tenido con Richardson seis años antes. “Antes que pudiera decir ‘¡espera, espera, espera!’ el tío estaba vestido solamente con sus tatuajes y meneaba la polla más grande que jamás he visto peligrosamente cerca de mi persona sin ropa (garantizado, no había visto muchas hasta entonces)”. Según palabras de la misma, él, que insistió en que le llamara “Tío Terry”, la incitó a desnudarse a pesar de sus primeras negativas y la obligó a jugar con su miembro hasta que eyaculó.

Frente a estas situaciones, un colega de profesión que ha querido mantener el anonimato dicta el siguiente juicio: “Esas personas que tienen el poder, las mujeres, tienen que tomar responsabilidades por lo que pueda pasarle a las chicas, porque habiendo contratado una sesión con él le están dando la tácita aprobación de que cualquier cosa que haga estará bien”. Según sentencias de la misma fuente, “las agencias conocen más que bien el comportamiento depredador de Richardson pero lo toleran porque sus compañeros de la industria son como corderos. Solamente hay un puñado de fotógrafos que tiene el poder, un puñado de editores que tiene el poder y un puñado de clientes que tiene el poder. El resto sólo siguen a este pequeño grupo de gente”.

A pesar de que cuenta con el soporte de grandes publicaciones como Vogue, GQ o i-D, parece que no todo el mundo está de acuerdo con su modo de actuación y su trabajo ha sido vetado por otras publicaciones como W Magazine y Harper's Bazaar durante el periodo que estuvo bajo la supervisión de Kate Betts. Veremos si otros siguen su ejemplo.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar