PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

¿Una hinchada de fútbol LGTB? Hablan las Nenas Cadistas

H

 

"Ni somos débiles ni unas locas. Animamos como cualquiera"

Ignacio Pato

27 Abril 2016 13:19

"Sigo al Cádiz desde que nací", dice orgulloso Francis Rivas, un gaditano de 23 años que casi sin proponérselo está haciendo historia en el fútbol español.

Él es el impulsor de Nenas Cadistas, una peña de animación del Cádiz CF que le ha declarado la guerra a uno de los mayores tabúes del fútbol español: la homofobia.



Nenas Cadistas nació en junio del pasado año. Además de acompañar al equipo amarillo en sus partidos como visitante, cada dos domingos animan desde el fondo sur del estadio Ramón de Carranza.

"Somos quince personas, pero hay chicos hetereosexuales y mujeres. Buscamos visibilidad y respeto para el colectivo LGTB", cuenta Rivas.



La peña nació, eso sí, "sin enfocarla a ningún ámbito", nos cuenta Francis, más bien como "un grupo de amigos que siempre nos poníamos juntos en el estadio y que decidimos formar el grupo".

Fue precisamente una discriminación homófoba en el estadio la que le hizo a Rivas tomar conciencia de su potencial político en el espacio futbolístico. "Yo llevaba la bandera del orgullo con el escudo del Cádiz. Los primeros partidos bien, sin problema. Pero un día, al intentar entrar en el Carranza en un partido de play-off contra el Oviedo, un guardia de seguridad me dijo 'no pasas por ser gay'".



"Me dijo que si quería entrar tenía que tirar la bandera a la basura". A Rivas le sorprendió, nos dice, y más aun cuando hasta entonces no había habido problema y había llevado su bandera a partidos del Cádiz en Oviedo, Bilbao o La Línea de la Concepción.

En ese momento, Rivas recibió el apoyo de un sector de Brigadas Amarillas, la hinchada más pasional del Cádiz, que le aconsejó ocultar la bandera bajo la ropa. "Entré con ella escondida", explica el hincha. 

Aunque en un primer momento le preocupaba sufrir represalias por parte de la empresa de seguridad, desde el momento en que Rivas denunció la discriminación sufrida, recibió también el apoyo del resto de peñas cadistas e incluso del propio club. Por petición expresa del Cádiz, la empresa despidió al guardia que había impedido la entrada de Francis al Carranza.



Rivas no es un recién llegado al campo del Cádiz. "Llevo 5 años de socio. Antes también había sido pero me quité por la economía. Luego encontré trabajo y volví al Carranza". Dentro, él y la peña son una parte más de la comunión cadista. "Nos ponemos al lado de Brigadas Amarillas, que nos cedieron unos sitios para que estuviéramos juntos", cuenta el líder de Nenas Cadistas.

El hincha hace hincapié en la importancia del apoyo hetero e institucional. En Cádiz, tanto el club de fútbol con su campaña Roja Directa a la Homofobia, como el ayuntamiento, están con Nenas Cadistas. Incluso el alcalde José María González, Kichi, ha recibido a la peña en el consistorio y es socio de honor del colectivo.



A pesar de su caracter pionero, el activismo sociofutbolístico de Rivas apenas está encontrando oposición. Al contrario, asegura recibir por las redes sociales peticiones de consejos para crear una peña "de este tipo por parte de homosexuales que van un poco 'de escondidas' al estadio".

La buena acogida que Nenas Cadistas está teniendo choca con una brutal realidad: Cádiz es, solo superada por Barcelona, la provincia en la que se producen más denuncias por delitos contra la orientación o identidad sexual de las personas.

Hace solo unas semanas, el cantaor Miguel Poveda hacía público que había sido insultado —"pedazo de maricón"— por una peña flamenca de Cádiz que incluso le había hecho previamente socio de honor.

Cádiz es, también, la provincia en la que ha "salido del armario" el único árbitro gay en activo de España. Jesús Tomillero, de 21 años y árbitro desde los 11, ha dicho recientemente 'basta' al infierno de ser objeto de desprecio por su identidad sexual.



Francis Rivas con Jesús Tomillero

La existencia de Nenas Cadistas cobra aún más relieve si no obviamos la homofobia que reina en un espacio tan hegemónicamente masculino como el fútbol

La Liga de Fútbol Profesional ni siquiera es capaz de apoyar iniciativas como La Liga Arco Iris, consistente en que los futbolistas aten sus botas, durante una jornada, con cordones multicolores por la diversidad sexual.

"Todos los futbolistas que han salido del armario lo han hecho tras acabar su carrera", explica. "Hace poco me escribió un exfutbolista del Cádiz que había salido del armario, pero después de retirarse. No se atrevía porque hay miedo a perder tu trabajo o a ser objeto de acoso".



Francis Rivas con Dani Güiza, máximo goleador del Cádiz

Hace un año, Rubén López, responsable de Deportes de la Federación Estatal de Gays, Lesbianas, Transexuales y Bisexuales, nos decía esto sobre el gran tabú de los estadios:

"El fútbol es un deporte muy competitivo donde parece que ese vano y prejuicioso concepto de hombría y testosterona debe reinar. Se asocia a los homosexuales de forma prejuiciosa con una supuesta debilidad y esto hace que ningún futbolista quiera ser asociado a ello. Es un prejuicio muy común y cuando se busca dañar a un futbolista en un estadio se le grita maricón".

Francis Rivas está totalmente de acuerdo. "Cuesta mucho visibilizarnos en el deporte, pero en el fútbol especialmente. Es muy machista, tanto contra el colectivo LGTB como contra las mujeres".


El mensaje del líder de Nenas Cadistas es claro: "Ni somos débiles ni unas locas. Jugamos y animamos como cualquiera".

Ahora, como buen hincha, solo espera que su querido Cádiz les recompense la demostración de amor. "Este año nos está haciendo sufrir como nunca, que ya es decir... Pero lo vamos a conseguir: vamos a subir".

Rivas se refiere al ascenso del Cádiz a Segunda. Él y sus Nenas Cadistas ya están en Primera.


share