Actualidad

Nelson García es el último activista medioambiental asesinado en Honduras

Cuando la defensa del medio ambiente supone pagar con tu vida

Las muertes de activistas medioambientales en Honduras no cesan.

A principios de este mes, conocíamos el asesinato de la activista indígena Berta Cáceres, fundadora del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas ( COPINH).

Esta semana, otro miembro de COPINH, Nelson García, ha sido asesinado a manos de dos hombres desconocidos que lo cosieron a balazos delante de la casa de su suegra.

García, antes de ser asesinado, había pasado toda la mañana ayudando a las familias desalojadas de Río Chiquito a mover sus pertenencias.

En el desalojo violento de Río Chiquito participaron 100 policías, 20 efectivos de la policía militar y 10 soldados del ejército que utilizaron tractores y maquinaría pesada para destruir las casas en las que vivían 150 familias.

Durante el mismo también se destruyeron las huertas de la comunidad y las plantaciones de yuca, caña y plátanos.

Desde que el COPINH fue fundado hace 22 años, los activistas han dedicado toda su vida a luchar contra las empresas transnacionales que abusan de los recursos naturales de Honduras y el injusto trato que sufren las comunidades indígenas de este país.

Por llevar a cabo su trabajo, sus miembros han recibido infinidad de amenazas, pero en las últimas semanas las muertes se han sucedido con una frecuencia pasmosa.

Honduras es el país más peligroso del mundo para los defensores del medio ambiente. Tan solo entre 2010 y 2014, 101 activistas fueron asesinados según los datos de la ONG Global Witness .

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar