PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Nadie diría que estas oficinas están hechas de papel

H

 

El artista Thomas Demand reproduce con este material espacios emblemáticos, los fotografía y después los destruye. Los resultados son tan asombrosos que es imposible distinguirlos de los lugares reales

Leticia García

11 Agosto 2014 10:29

No es fotógrafo ni decorador. Es escultor, aunque no queden vestigios de sus esculturas una vez fotografiadas. Thomas Demand reproduce minuciosamente interiores en papel, los fotografía y, después, destruye lo creado.

Quizá este proceso creativo encierre el verdadero mensaje de su obra. Al fin y al cabo, Demand siente predilección por las oficinas, las recepciones, los parlamentos y las áreas burocráticas, todas ellas aniquiladas después de ser modeladas.

O quizá lo haga de esta forma porque el protagonista de su trabajo no es el papel, sino la luz (y por extensión, la fotografía). Nadie diría que la silla de cuero, la alfombra o la mesa de madera de su reproducción del despacho Oval son realmente papeles tratados. O que ese escáner de aeropuerto no está hecho de metal. Incluso es capaz de reproducir los reflejos de un espejo utilizando el tipo de papel y la luz adecuados. En incontables ocasiones, los juegos de claros y sombras nos hacen dudar de lo que vemos, pero en la obra de etse artista alemán, consiguen que lo real y lo artificial se solapen con un realismo casi imposible de lograr.

Demand, que lleva más de dos décadas dedicado a esculpir y retratar espacios en papel, se ha pasado recientemente al campo de la animación. Uno de sus proyectos más laboriosos, "Pacific Sun" consistió en modelar en papel la recepción de un crucero que se enfrentaba a una tempestad y grabar en vídeo cómo los objetos del barco se balanceaban y caían. Todos eran de papel, pero el artista supo hacerlos circular a distintas velocidades en función de su peso y tamaño.

Nada es real, pero ninguno de los asistentes a las múltiples exhibiciones que se le han dedicado a este artista podría afirmar, a juzgar por las imágenes, que se trata de un maestro de la papiroflexia y no de un retratista de espacios emblemáticos.

share