PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Nacidos en los 90: anatomía de una generación literaria prometedora

H

 

Escritores jovencísimos para los que temen a los escritores jovencísimos

Luna Miguel

08 Septiembre 2014 12:27

Si algo ha quedado claro después de la serie Nacidos en los 90 —que puede leerse aquí y aquí—, es que nos da miedo la juventud. Nos da miedo lo que no entendemos y entonces decimos que lo entendemos demasiado: y que por eso es malo. Tenemos pavor de los nombres nuevos, sobre todo si los nuestros han pasado desapercibidos. O sobre todo si estos vienen asociados a fechas demenciales: ¿de verdad puede alguien haber nacido en el 92, en el 95, en el 98? La sensación de que hemos perdido el tiempo, la sensación de que algo está pasando en circuitos nuevos, nos aterra y a veces hasta nos impide sentir la felicidad de que en el mundo haya nuevos creadores dispuestos a mirar el mundo de una manera distinta a la que nosotros pensábamos.

Más allá de la envidia o de la fascinación, lo que no podemos negar es que están ahí. Escritores de todos los puntos del planeta con voces renovadoras y con propuestas que, a pesar su fecha de nacimiento, demuestran un futuro más que prometedor. Algunos escriben en español, y de otros hemos podido leer traducciones en páginas webs y fanzines underground. Juntos han creado una red fortísima que atrae a lectores de todas partes y que crea polémica allá a donde vayan. Son hijos de los 90, y sin duda van a ser las voces más representativas del cambio de siglo. Nosotros solo hemos seleccionado a cinco autores, aunque bien podrían haber sido muchos más. Ahora solo queda leerlos, dejarse deslumbrar. En cuanto a la fama y el reconocimiento… el tiempo lo dirá.

Federico García Lorca

Este granadino de 1898 es uno de los benjamines de este grupo, y sin embargo su voz es una de las más potentes. Representante de la literatura LGTB en nuestro país, su relación con la nueva ola estadounidense y la Literatura Alternativa neoyorquina es más que notable. Sangriento y visceral, pero también elegante. Nunca se olvida de cuáles son sus orígenes y algunos incluso dicen que su literatura es demasiado Folk. Actualmente estudia un grado de Filosofía y Letras online en la Universidad de Granada, pero su sueño es el de viajar por todo el mundo y conocer a algunos de los poetas de su quinta que más aprecia.

Marina Tsvetaeva

Una de las voces jóvenes más prometedoras e internacionales de nuestro tiempo es Marina, conocida por su poesía radical, por su amistad con Anna Ajmátova y por sus reclamos feministas vertidos en las redes sociales. Polifacética: le da al verso, a la narrativa, al ensayo, y también es una apasionada de la moda lo que puede verse en los selfies que a diario cuelga en la red. Marina nació en Moscú en 1892, pero lleva desde 1910 publicando poesía. Para muchos ya es un icono generacional.

Jorge Luis Borges

Apenas acaba de empezar sus andadas en la literatura, pero ya lo da todo con pasión. Con sólo once años ya se abrió un Myspace en el que traducía a autores como Óscar Wilde, lo que permitió que otros autores de su generación lo tomaran en serio. Algunos dicen que es un niño mimado, pero él asegura sentirse ajeno a tales críticas. Nació en Buenos Aires en 1899, y aún está cursando sus estudios de secundaria en un Liceo. Es el terror de los profesores de literatura y de filosofía porque siempre parece que lo sepa todo: fan a más no poder de autores como Rimbaud, parece que se haya prometido a sí mismo convertirse en otro niño prodigio de la literatura. ¿El Tavi Gevinson de las letras hispanas?

e.e. cummings

Estadounidense nacido en 1894, radical en la gramática y en la forma. Parece que todo se la sude a la hora de componer poemas que suelen hablar de amor y de naturaleza pero con ese toque taolinesco que tanto caracteriza a la poesía de su tiempo y de su nación. Nueva sentimentalidad y nueva sinceridad hasta los topes. Aún no ha publicado ninguna obra en papel, pero sólo gracias a sus versos online ha conseguido ganarse el respeto, por ejemplo, de algunos escritores franceses como Cocteau y Michaux.

Paul Éluard

Toda generación tiene a su poeta del amor, y en la de los nacidos en los 90 este francés de 1895 es uno de los máximos exponentes de la cursilería bien hecha. Sus tuits son en realidad aforismos maravillosos destinados a ser reproducidos por las generaciones venideras como eslóganes o pintadas en las paredes del metro. Queda demostrado con él que la brevedad también puede ser sinónimo de intensidad, y de que las ideas más surrealistas pueden terminar por convertirse en la mejor representación de nuestros sentimientos. Con él queda demostrado que aunque Francia estaba un poco de capa caída en el terreno poético, a los gabachos aún les queda un poco de esperanza.

share