PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

La NASA va a crear el lugar más frío del universo

H

 

Será del tamaño de una caja de zapatos pero podrá congelar los átomos a unas temperaturas 100 millones de veces más frías que las que existen en las profundidades del espacio

A.O.

09 Marzo 2017 14:31

La NASA está a punto de crear el lugar más frío del Universo. En agosto, la Agencia Espacial lanzará hacia la Estación Espacial Internacional un cohete Space X que alberga una caja capaz de congelar los átomos de gas a una mil millonésima de grado por encima del cero absoluto. Esa temperatura es 100 millones de veces más fría que las que más frías que existen en las profundidades del espacio.

La caja, del tamaño de una de zapatos, contiene láseres, una cámara de vacío y un cuchillo electromagnético para ralentizar el movimiento de las partículas hasta dejarlas en un estado casi inmóvil. Con ese equipo, que se encuentra en las últimas fases de construcción y se conoce como Laboratorio de Átomo Frío (CAL, por sus siglas en inglés), se espera observar fenómenos cuánticos nunca antes vistos e imposibles de detectar en la Tierra debido a la gravedad.

"El estudio de estos átomos hiper-fríos podría reestructurar nuestra comprensión de la materia y la naturaleza fundamental de la gravedad", dijo Robert Thompson, uno de los científicos del proyecto CAL. "Los experimentos que haremos con el laboratorio Cold Atom nos darán una visión de la gravedad y de la energía oscura, algunas de las fuerzas más penetrantes del universo".

La caja contiene láseres, una cámara de vacío y un cuchillo electromagnético para ralentizar el movimiento de las partículas

Dentro de esa caja, explorando las extrañas formas de comportamiento de los átomos cuando se enfrían intensamente, los científicos esperan comprender el potencial una materia que podría utilizarse para crear telescopios con mejores lentes, sensores más precisos, relojes atómicos para la navegación espacial o incluso el primer ordenador cuántico del mundo.

De particular interés son los condensados de Bose-Einstein. Se trata de un estado superfluido en el que los átomos dejan de atender a las leyes de la física clásica -como la teoría de la relatividad general de Einstein- para regirse por la física cuántica. Es decir, la materia comienza a comportarse menos como partículas y más como ondas.

El espacio brinda un escenario ideal para analizar esos átomos ultrafríos. Gracias a la microgravedad, pueden conservar sus formas onduladas mientras están en caída libre. En la Tierra, llegan al suelo en fracciones de segundo. Los experimentos dentro del lugar más frío del Universo podrían ser clave para mejorar la tecnología y a la vez resolver los misterios de la física. Desde hace tiempo se aspira llegar a codiciada "teoría del todo" que aúne la clásica y la cuántica.

share