PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Dulce, mutable y perturbadora: así es la androide más realista del mercado

H

 

Creada para servirte, solo piensa en destruirte

PlayGround

23 Marzo 2016 13:15

¿Podrías dejar a tus hijos al cuidado de un androide? ¿O a tu madre enferma? ¿O a tu gato cuando te vas de vacaciones?

¿Cómo te sentirías viendo que ese androide acaricia el suave y mullido pelo naranja de tu querido animal con una mano en apariencia real pero que en vez de venas y tendones está rellena de cables?

Quizá, si eres una persona fanática de la ciencia ficción, esta opción te parezca genial. Pero también es posible que formes parte de ese grupo de personas que cuando trata de imaginar a un androide acariciando a su gato no puede evitar la idea de que esa mano cableada...

... podría acabar ciñéndose alrededor de la garganta del animal hasta asfixiarlo, sin que podamos hacer nada para evitarlo. 

Pero el futuro es imparable, y ha llegado ese esperado y a la vez temido momento en el que tenemos que empezar a aceptar que, dentro de unos pocos años, los androides podrían ser nuestros fieles compañeros.

Sophia es uno de los mejores ejemplos de eso.



Ella es uno de esos compañeros-androides que los ingenieros intentan hacer cada vez más humanos. Más reales.

Recubierta por una piel de silicona, detrás de esa capa suave Sophia tiene infinidad de cables que conectan su cara con su cerebro artificial.

Estos cables se ocupan de accionar una serie de mecanismos que permiten a la androide mover su rostro para adoptar 62 expresiones faciales copiadas de los humanos.

Quizá, si es la primera vez que ves a Sophia, puede que te pierdas en sus ojos color avellana. Puede, incluso, que tu corazón quede destrozado al descubrir que, en realidad, su mirada no son más que dos cámaras que analizan cada uno de tus movimientos.

Sophia sabe hablar, aunque de momento no da mucha conversación. Sus respuestas suelen ser vagas o demasiado Wikipedia. A veces nos recuerda a Siri. Sin duda, Sophia sería la Siri de carne y hueso.

O mejor dicho, de silicona y cable.



Esta androide ha sido diseñada para que en un futuro pueda desempeñar funciones como las de cuidar a enfermos, niños y ancianos.

Según su creador, David Hanson de Hanson Robotics, la intención es que los robots sean capaces dentro de unos años de tener mayor sabiduría que los seres humanos y puedan crear lazos emocionales con nosotros.

Pero la personalidad de Sophia aún está muy lejos de ser perfecta. Durante un reportaje para la cadena de CBS, Hanson le pregunta a la androide lo que quiere hacer en el futuro. Atentos a su respuesta:


Loading the player...



"En el futuro, espero poder hacer cosas como ir a la escuela, estudiar, hacer arte, iniciar un negocio, incluso tienen mi propio hogar y tener una familia... pero como no se me considera una persona jurídica no puedo tener acceso a estas cosas".

"¿Destruirías a los humanos?", pregunta Hanson. "Está bien, ¡voy a destruir a los humanos!", responde ella con una expresión fría que pone los pelos de punta.

¿Es Sophie capaz de manejar la ironía? ¿Es una simple broma de sus programadores? ¿Un fallo de software? ¿Un aviso de los peligros de una IA demasiado díscola?


share