PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Multas de 250.000 euros para los Estados que se nieguen a acoger refugiados

H

 

La Comisión Europea también plantea sanciones para los refugiados que no se queden en el país donde han solicitado asilo

PlayGround

04 Mayo 2016 12:35

La Comisión Europea endurece su política de asilo. Este miércoles la Comisión tiene previsto presentar una propuesta para cambiar el marco común, estableciendo un mecanismo de redistribución automática de refugiados entre los Estados miembros que se activaría cuando algún Estado recibe un 50% más de las demandas de asilo que puede asumir.

Pero eso no es todo. La nueva propuesta contempla también sanciones de 250.000 euros por cada persona para el Estado que rechace acoger a los refugiados que le corresponden. De esta forma, se comparten responsabilidades entre todos los Estados comunitarios.


La nueva propuesta contempla también sanciones de 250.000 euros por cada persona para el Estado que rechace acoger a los refugiados que le corresponden.

A cada Estado se le asignará un número de demandas de asilo concreto que dependerá de su PIB, su población y el número de refugiados acogidos desde países terceros. La Agencia Europea de Asilo (EASO en inglés) se encargará de fijar el reparto y controlará todo el proceso.

Esta nueva propuesta de sanciones es una respuesta al rechazo que suscita la idea de reparto en algunos países, especialmente los del bloque del Este.

Según las estimaciones comunitarias, acoger a un refugiado supone para cada país 12.000 euros de desembolso anual. El rechazo a acogerlo supondrá el desembolso de 250.000 euros que se destinará al país que finalmente se haga cargo del asilo.

Por el momento esta cifra solo aparece en el borrador de la propuesta y deberá ser aprobada por los comisarios.


La Comisión exige a los asilados que se queden en el país donde presenten su solicitud o donde sean reubicados. Si no lo hacen, se enfrentarán a "consecuencias proporcionadas de procedimiento"


Pero no solo los Estados asumirán sanciones. Los propios refugiados también se verán penalizados si no cumplen con las normas de asilo vigentes.

Actualmente, muchos refugiados presentan sus papeles en más de un Estado. Otros solo aceptan registrarse en los países considerados más benévolos en el trato a los refugiados o aquellos con más ayudas para los migrantes.

La Comisión exige a los asilados que se queden en el país donde presenten su solicitud o donde sean reubicados. Si no lo hacen, se enfrentarán a "consecuencias proporcionadas de procedimiento" o que su solicitud se tramite "de forma acelerada", lo que supone menores posibilidades de éxito.

Para impedir que los refugiados se desplacen entre países, se plantea ofrecer prestaciones solo en el territorio en el que deben permanecer.

Si el refugiado procede de un país seguro, como Turquía, será devuelto tal y como se acordó entre Ankara y Bruselas.

Esta propuesta se presenta el mismo día en el que Bruselas aboga por eximir a los turcos del requisito de disponer de visado para viajar a Europa, un punto clave para Turquía. La Comisión ha presentado un informe favorable sobre el cumplimiento de las 72 condiciones fijadas para Ankara, en un intento por allanar el terreno para la liberalización de los visados, un asunto que no despierta simpatías entre los eurodiputados.

share