Actualidad

Mujeres cachondas: el humor femenino que está revolucionando EEUU

Lucía Lijtmaer nos presenta a cuatro de las mejores cómicas actuales con motivo del ciclo “Princesas y Darth Vaders”

*en la imagen, Margaret Cho vista por Austin Young

“¿Dónde están las mujeres humoristas?” es una pregunta desfasada. En latitudes estadounidenses, las cómicas más corrosivas hace tiempo que marcan territorio. Cada vez son más, mejores, y están logrando buenas cifras de audiencia, además de grandes porciones de fama y viralidad.

Lucía Lijtmaer es periodista, escritora y también coordinadora del ciclo mensual “Princesas y Darth Vaders” , que tendrá inicio el próximo 20 de marzo en La Casa Encendida de Madrid. A ella le hemos lanzado algunas preguntas que aún nos flotan en la mollera. Por ejemplo: ¿Por qué en España siempre vemos a chicas muy guapas intentando resultar graciosas al lado de presentadores feos y legitimados en la carcajada?

“Hay enormes casos de humoristas mujeres, de cómicas y payasas en este país. Pensemos en Lina Morgan, por ejemplo. El gran papel que ha interpretado es el de tía salida y cachonda, en pleno franquismo. ¿Hay algo más transgresor que eso? Lo que no hay es lecturas o visibilización sobre ello”, explica Lijtmaer.

Lina Morgan, claro. A ella no le importaba hacer el ridículo. ¿Tenemos más miedo a que se rían de nosotras que los hombres? Parece haber diferencias entre comentarios habituales como “qué tío” o “vaya loca”. “Una amiga mía dice que, tradicionalmente, a un tío con sentido del humor eso le aporta carisma y atractivo, y eso no pasa con las mujeres. Aunque sea una generalización, algo de eso hay. ‘Qué tía más divertida’ no es necesariamente el preludio de ‘qué sexy me resulta eso’”.

“Princesas y Darth Vaders” no sólo se basa en las mujeres humoristas, sino en el stand up: “Ellas crean el material que están interpretando, así que la importancia de la voz en este caso es vital”. Lijtmaer ha realizado una aproximación a las cuatro grandes exponentes del tema: humoristas que están creando su propio discurso, y que por tanto resultan subversivas en cada actuación. “Me encanta una frase de Sarah Haskins que define muy bien una imagen de la mujer en televisión. 'En los anuncios de yogur, todas las mujeres visten con el look ‘estudié un máster pero después me casé y ahora llevo chaquetas de chándal"'.

En el ciclo de La Casa Encendida se podrán ver audiovisuales de Sarah Haskins, pertenecientes a su canal de Youtube Target Women, en los que la autora guioniza sobre la publicidad dirigida a mujeres y desgrana, con muchísimo humor, qué es lo que se vende a las féminas y qué ideología evidencia esa imagen de consumo.

Margaret Cho fue la primera asiática protagonista de una sitcom y una de las primeras mujerees en hacer stand up humorístico en los noventa: “Lidia con un lado muy interesante: los estereotipos raciales y sexuales. Trae la óptica queer, la escatología y la visión del cuerpo al humor”, detalla Lucía.

Entre las humoristas seleccionadas también está Malena Pichot, el gran exponente del stand up en castellano: “Sale del más básico Do it Yourself con sus sketches de "La Loca de Mierda" en internet: con un buen guión y un ordenador se comió el mundo. Además le da la vuelta a esa imagen espantosa que fue Bridget Jones en su momento. Ahora con la serie Cualca!, sigue haciendo cosas estupendas”.

Amy Schumer rompe con el humor desde otro lado: “Su imagen de cheerleader hace que nadie se imagine lo que va a soltar. Trata temas tabú sociales, y asuntos polémicos desde la caricaturización o desde la perspectiva del estereotipo de princesa WASP (blanca, anglosajona y protestante) estadounidense, donde finge intolerancia religiosa y estereotipos étnicos o de corte religioso, abrazándolas irónicamente”. Ahora Schumer prepara su salto a Hollywood en la película “Trainwreck”, dirigida por Judd Apatow. Lucía asegura que lo va a petar.

Más, más, ¿no hay más? ¿Por qué no parece haber tantas en el viejo –y aburrido– continente? Lucía llama a la calma: hay que diferenciar entre mass media y todo lo demás. “Es decir: las hay, pero no son tan conocidas. Tina Fey fue guionista antes de estar delante de la cámara. Amy Poehler, Sarah Silverman... todas parten de un nicho antes de llegar al mainstream. Lo que pasa es que en EE UU se han dado cuenta de que generan tanta audiencia como sus compañeros hombres si se les da la oportunidad de estar ante la cámara”. Según nuestra experta, las mujeres humoristas vienen para quedarse: “Incluso si somos pesimistas o escépticos, es una cuestión de mercado: las tías también quieren reírse y sentirse identificadas en esa risa”.

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar