PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

¿Eres mujer? La FIFA te odia (y el gobierno brasileño también)

H

 

Brasil 2014 ha sido un desastre extra para miles de mujeres brasileñas en situaciones no privilegiadas. Escucha sus voces

Ignacio Pato

12 Febrero 2015 06:00

Deberíamos hacer una encuesta rápida. Si os dicen "el mundial y las mujeres", ¿qué pensaríais, qué situaciones se os ocurren? Nos arriesgamos a decir que mucha gente pensará en algunas de las chicas jóvenes de cuerpos modelados durante millones de horas –que no todo el mundo tiene– en el gimnasio, enfocadas por cámaras manejadas por hombres durante los partidos de Brasil 2014. Nos arriesgamos también a que haya quien automáticamente piense en mujeres trayendo cervezas y pipas al salón donde sus novios o maridos pollaviejas (¿es necesario recordar que se puede ser un pollavieja con 20 años?) siguen un emocionantísimo Honduras - Suiza.

Olvida esa mierda. El mundial de Brasil ha afectado muy negativamente a diversos colectivos. Y dentro de algunos de ellos, la vida de las mujeres, ya de por sí en una situación no ventajosa, ha visto seriamente atacado su día a día y su integridad. La organización Casa da Mulher Trabalhadora (CAMTRA) ha realizado un mini-documental en el que 14 mujeres de Río de Janeiro dan testimonio del desastre que para vidas como las suyas ha supuesto Brasil 2014. Merece mucho la pena escucharlas.

Ya sólo recordando la publicidad oficial del megaevento, la certeza de que Brasil quería organizar un mundial para blancos de clase media es evidente. Como dice en el documental Josina Cunha, feminista y activista negra, la población negra no ha estado presente en el mundial oficial. Puedes hacer el rápido ejercicio de googlear a Claudia Leitte, que junto a Pitbull y Jennifer López ejecutó la canción oficial del mundial. FIFA busca descontextualizar y homogeneizar toda población a la que se acerca. En este proceso, las mujeres tienen doblemente las de perder.


Se empleó el cebo del príncipe azul occidental con el mensaje de 'enamórate de un turista y prospera aunque sea un rato'



"Las mujeres brasileñas son las más calientes del planeta, las más disponibles para el sexo", dice Suellen Araújo, asistente social y activista del CAMTRA, denunciando el modelo turístico que su país trata de vender. La mujer como reclamo publicitario y turístico de un país entero. Varios testimonios coinciden en que Brasil presentaba a sus mujeres, a ellas mismas, como un activo económico y a éstas les presentaba el cebo del príncipe azul occidental mediante un lamentable mensaje de "enamórate de un turista y prospera aunque sea un rato".

Para Cleide Almeida, trabajadora social y coordinadora de la Asociación de Prostitutas de Vila Mimosa, una de las mayores áreas de trabajo sexual de Río, el volumen de negocio que se esperaba no llegó. Ellas también fueron acorraladas por la represión y su profesión fue tratada casi como un servicio extra que las autoridades ofrecían servilmente a los turistas que llegaron al país. Mera mercancía.

Para las vendedoras ambulantes, tampoco fue mejor el mundial. Con el aumento de la fiscalización y la represión en las calles, su trabajo se volvió virtualmente imposible. Además, muchas de ellas suelen hacer negocio durante manifestaciones, y gran parte de éstas acabaron en disturbios con la policía brasileña. María dos Camelôs, coordinadora del Movimiento de Trabajadoras Ambulantes, denuncia que la FIFA, mientras no quería que se vendiera otro material que no fuera el oficial, el que les otorga ganancias a ellos, dejaba la puerta abierta a "ser voluntaria" para la organización. Es decir, a trabajar gratis para la FIFA. Como ella dice con cierta amargura, "Río es una ciudad maravillosa, especialmente para quien tiene dinero".

Río de Janeiro ha dejado de ser, como tantas otras, una ciudad para las personas y ha pasado a ser una ciudad para el negocio y la especulación. Elisete Napoleao, del Movimiento Nacional de Lucha por la Vivienda, lanza una cuestión no siempre expuesta así de cruda: "¿Cuántas mujeres murieron estos meses por infarto a causa de subidas de presión por la angustia del futuro de su propio hogar?".


Las prostitutas fueron tratadas como un servicio extra que las autoridades ofrecían servilmente a los turistas. Mera mercancía



Otro rasgo del modelo que imponen los megaventos como Brasil 2014 es la tendencia a un cierto turismo cool que busca hospedarse en comunidades populares. En Brasil, según denuncia Aline Fernandes de la asociación AMAR, los hostels de las favelas contrataban a personas de fuera de las favelas porque las mujeres negras y pobres de la comunidad en cuestión "no dan el perfil deseado".

Hace tiempo que sabemos el juego mental que el capitalismo promueve. El de la pasividad inducida mediante la destrucción del ánimo. Por eso, hacemos nuestras las palabras que se pueden escuchar al final del documental. "No te pongas triste, no caigas en una depresión, hay mucha lucha por delante. Comparte lo que sabes. Ya no estaremos solas, estaremos juntas y seremos muchas".



¿Mujeres potentes? Al capitalismo no le gusta esto



share