PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Agentes británicos desnudaron y se mofaron de una mujer trans en comisaría

H

 

Ahora los policías deberán pagarle una compensación a la víctima por un caso de brutal acoso policial

PlayGround

21 Junio 2017 17:22

Una mujer trans fue víctima de una injustificada brutalidad policial tras ser detenida en 2015. Agentes de la policía de Avon and Somerset, en el suroeste de Reino Unido, la desnudaron contra su voluntad, la humillaron al no reconocerla como mujer y le rociaron la cara con gas pimienta dejando el agua del inodoro como su única opción para eliminar el ardor de sus ojos.

Ahora, los agentes han admitido algunas de sus actos aceptando pagar los daños ocasionados a la víctima, identificada como Sra. C, con la que ha hablado Gay Star News.

Los hechos se remontan a octubre de 2015, cuando un hospital de salud mental de Southmead se negó a admitirla. Aquello la llevó a perpetrar el intento de suicidio por el cual la policía la acusó de daño criminal y la tomó bajo custodia para convertir sus próximas horas en un mal sueño.

Empezaron por su identidad preguntándole si "actualmente era un señor o una señora" y refiriéndose a ella como "él" en repetidas ocasiones. Aunque sus documentos de identidad la reconocen como mujer. Esta acusación ha sido corroborada por el registro de la detención en el que aparece como "él".

police-generic-getty.jpg

                                                                                                                                                                               Getty Images

Pero aquello solo fue el principio. La situación se agravó cuando la policía alegó que la Sra. C tenía tendencia a autolesionarse. La llevaron a una celda y la obligaron a desnudarse para ponerle supuestamente un "traje antisuicidio", prenda resiste a las roturas. A pesar de sus continuadas súplicas, rechazaron la presencia de una mujer policía mientras se quitaba la ropa.  

"De repente me agarraron y me tiraron al suelo. Había hombres que me sacaban la ropa en el suelo", lamentó a Gay Star News recordando como además uno de ellos le roció la cara con gas pimienta. "Después me encerraron semidesnuda. No tenía agua, así que moje los ojos en el agua del inodoro para quitar el spray". Una desoladora experiencia que ha sido corroborada por las imágenes de la CCTV.

Aquella tortura no terminó allí. Por la mañana, los agentes presenciaron otra conducta suicida al encontrarla con sus leggins atados en el cuello. A pesar de que ella se justificó alegando que pudo habérselas atado mientras sufría otra pesadilla estando dormida, los agentes no le creyeron y la rociaron de nuevo con gas pimienta. Uno de los policías empujó su cabeza contra el suelo bajo las palabras: "es lo que se obtiene por ser una chica traviesa".


La desnudaron contra su voluntad, la humillaron al no reconocerla como mujer y le rociaron la cara con gas pimienta dejando el agua del inodoro como su única opción para eliminar el ardor de sus ojos



Tras el suceso, su abogada, Jane Ryan, fomuló seis denuncias contra la policía que incluían agresión, discriminación, acoso y numerosas violaciones de la Ley de derechos humanos. Por su parte, los agentes solo han admitido los delitos de agresión y discriminación y el cuerpo de policía de Avon and Somerset ha emitido una disculpa por escrito a la demandante.

Sin embargo, sus palabras hoy carecen de sentido para ella."Repaso una y otra vez lo que pasó esa noche y quiero entender por qué. ¿Por qué necesitaban arrestar a alguien que acababa de intentar suicidarse? ¿Por qué me quitaron el sujetador y las bragas?".

share