PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Muere Arturo, el "oso polar más triste del mundo"

H

 

Ha muerto en un zoo argentino tras pasar ahí los últimos 23 años de su vida

PlayGround

05 Julio 2016 16:12

Ha muerto el llamado "oso más triste del mundo". Arturo, que vivía en el zoológico de Mendoza, Argentina, ha fallecido este domingo a los 31 años.

Este oso polar nació en Estados Unidos y llegó a Argentina cuando tenía 8 años. Ahora, después de 23 inviernos, ha muerto de viejo, siendo el último oso polar en cautiverio del país.

Además de haber vivido bajo sofocantes temperaturas y de solo disponer de una piscina de medio metro de profundidad, en 2012, su compañera Pelusa murió de cáncer. Tras esta pérdida, se quedó solo y fue cuando empezaron a llamarlo "el oso más triste del mundo".

En 2014 Greenpeace solicitó que le trasladaran de la Argentina subtropical a Canadá y medio millón de personas apoyaron su petición

Su historia ha sido una célebre causa en la lucha por los derechos de los animales. En 2014, Greenpeace solicitó que le trasladaran de la Argentina subtropical a Canadá y medio millón de personas apoyaron esta petición. Sin embargo, los veterinarios respondieron que era demasiado viejo para cambiarlo de hábitat.

                                                                                                              

Por su parte, un experto en comportamiento animal de la Asociación de Zoológicos y Acuartios (AZA), el Dr. Don Moore, estudió el caso de Arturo e indicó que, a pesar de su triste expresión, el oso tenía una excelente salud física y mental. También consideró que, tras 22 años viviendo en Mendoza, estaba perfectamente aclimatado a la temperatura de la zona.

Por ello, recomendó que era mejor no trasladarlo. "Tal movimiento para un oso anciano – lejos de su entorno familiar, de sus guardianes, del personal veterinario y de un clima al se ha habituado durante décadas – tendría consecuencias negativas en su bienestar e incluso podría provocarle la muerte".

Un experto en comportamiento animal concluyó que tras 22 años viviendo en Mendoza, estaba perfectamente aclimatado a la temperatura de la zona

Sin embargo, la muerte de Arturo no es un caso aislado. Entre diciembre y marzo, 64 animales han muerto en este zoológico, por lo que el mes pasado cerraron sus puertas al público. Ante esto, las autoridades han justificado que estas pérdidas han sido a causa de brotes de bacterias.

Su muerte ha generado reacciones en celebridades como en la cantante Cher, quien compartió un Tweet para el presidente de la República Argentina, Mauricio Macri, en el que decía: "¿No lloras por mi Argentina?". Y la ex presidenta del país tampoco se libró: "No hay lágrimas de la señora Cristina Fernández de Kirchner por haber torturado al oso polar Arturo".

Esta es la historia de Arturo. Esperemos que, al menos, sirva para que no vuelva a haber otro oso triste en Argentina.

[Vía The Telegraph y Express]

share