Actualidad

"Nuestros niños son mucho más competentes de lo que evalúan sus profesores"

Las quejas sobre las aptitudes de nuestros hijos no parecen justificadas. Todo lo contrario ocurre si hablamos de equidad educativa. Hablamos con Xavier Bonal, profesor de Sociología de la Educación en la UAB

Padres y madres en rebeldía contra la reválida de Primaria a sus hijos de 8 y 11 años, lamentos catastrofistas cada vez que se menciona el Informe PISA, sospechas sobre el freno al talento en las aulas…

La educación española vive permanentemente en debate. Hablamos de algunas de sus luces y sombras con Xavier Bonal, profesor de Sociología de la Educación en la Universitat Autònoma de Barcelona y coordinador del Informe Pisa en la Fundació Bofill.

I - TECHO EDUCATIVO Y EFECTO COMPAÑERO

Para una familia corriente, ¿está justificada la sospecha de que llevar a su hijo a la pública supondrá un techo educativo para su hijo?

Más que justificado, es comprensible en el tipo de sociedad que vivimos. Comprensible por ejemplo con la percepción social que hay de la inmigración. Hay entornos en los que el nivel de concentración de población inmigrante hace que muchos padres digan que asumirían un porcentaje razonable de inmigrantes, parecido al del por ejemplo 40% que puede haber en su barrio, pero no el 80% como hay en algunas escuelas del mismo. Sin embargo, los alumnos de origen inmigrante no afectan a la adquisición de competencias.

Dices que la segregación produce resultados negativos. ¿Por qué?

Por el peer effect, o efecto compañero. Si tú tienes alumnos en situación de riesgo escolar, y los tienes todos juntos, ese efecto compañero no se produce porque nadie tira para arriba. Sin embargo, si están mezclados, los que tiran más arrastran positivamente a los que tiran menos. La heterogeneidad del aula tiene un efecto arrastre positivo.

¿A partir de qué número de alumnos en riesgo deja de funcionar el 'efecto compañero'?

Hay estudios que hablan de en torno al 25-30%, también el 40%, pero no hay datos concluyentes.

Dentro del aula manda el profesor.

Sí. Tú puedes tener una escuela muy heterogénea pero a la hora de organizar el aula ser muy segregador, organizar a los grupos por nivel, no dejar que se mezclen.

A nosotros en EGB nos ponían en fila, te preguntaban y si no te lo sabías, corría el turno al siguiente. Si este se lo sabía, te "pasaba". Era como una especie de clasificación de liga.

A mí eso me lo hicieron en los 70. Aunque ahora a los chicos los segreguen por grupos y a los de abajo les llamen "color amarillo", ellos saben que son el grupo de abajo.

¿Se puede educar a un niño de modo no competitivo en una sociedad que sí lo es?

Sí. Por suerte las escuelas siguen siendo los espacios menos competitivos que hay. Afortunadamente, no somos el modelo chileno donde el mercado manda y las escuelas se matan por conseguir alumnos. Aquí por suerte eso no ha llegado.

¿Se están polarizando las aulas?

Sí, así lo apuntan los indicios que manejamos. Tiene que ver con la mayor polarización urbana. Con ella aumenta la segregación escolar.

¿Es una onda expansiva de la crisis?

En situaciones de crisis la percepción de riesgo es mayor y las familias buscan más estrategias de diferenciación social, eso es verdad. 

II - LOS 'PADRES' DE LA CRISIS

Es momento de padres treintañeros que se han "comido" la crisis en primera fila. ¿Hay demasiado miedo a la falta de formación?

Quizá reaccionan con esta lógica de "máxima protección al riesgo"... Pero estoy completamente convencido de que estamos sobrevalorando la escuela como institución de formación de nuestro hijo. El peso que tiene la escuela en cuanto al total de su formación intelectual y de valores es cada vez menor. Hay cincuenta mil espacios más de construcción de habilidades sociales y personales.

¿El miedo disminuye la demanda de pública?

No necesariamente. En Barcelona, una ciudad en la que la concertada tiene una presencia de 60% en la red pública, en los últimos años las plazas que quedan vacantes son de la concertada. Hay casi mil plazas sin ocupar frente a unas doscientas en la pública.

Sabemos que dentro de los centros públicos hay siempre una tensión por mantener el "atractivo" del centro, pero ¿cómo se están comportando las familias?

La clase media "toma" la escuela pública porque es de calidad y tiene un precio asequible. Pero ahora hay una especie de sustitución dentro de ella. Vamos hacia una pública 'distinguida'. En Catalunya se están impulsando proyectos como Escola Nova 21, con pedagogías alternativas, y que tienen una sobredemanda alucinante.

¿Cuál es la cara B social de esos modelos?

Hay una parte positiva que no niego, pero acaba ocurriendo que estas escuelas no dejan de ser un poco elitistas o ningunean a otro tipo de innovaciones pedagógicas de las escuelas tradicionales. Puede ser una educación distinguida para una reproducción de clase social.

¿Qué mecanismos de segregación hay en las escuelas?

Hay procesos de colonización y de gentrificación escolar. Casi de expulsión de un tipo de población. Por ejemplo se puede ver en algunas asociaciones de padres y madres que en connivencia con el profesorado convierten a la escuela en superparticipativa pero solo con un tipo de padres.

También hablas de los puntos por ser hijos de exalumnos del centro, que tú llamas puntos por linaje, una medida que tomó el gobierno de Convergència en 2010.

Cuando estuve de adjunto al Defensor del Niño en el Síndic de Greuges tuve ocasión de ver algunas cifras y denuncias bastante potentes. Me llamó la atención la redacción de contratos de horas mínimas, tipo media hora al mes, a miembros de algunas familias. Eso permitía el acceso del hijo de esa familia al centro, por ser miembro de trabajadores del mismo. Eran contratos legales pero ficticios, ilegítimos. La Generalitat acabó fijando un número de horas mínimas por contrato.

Justo estos días asistimos a la polémica de las pruebas de reválida externa de 3º y 6º de Primaria. Están dividiendo a centros y familias.

Para muchos padres la oposición forma parte de un discurso muy crítico con la educación tradicional, el sobreexamen, la necesidad constante de estar evaluando al niño, estresándolo, no haciéndolo disfrutar del aprendizaje. Es cierto que son pruebas en principio de caracter consultivo, pero el espíritu de la ley es que sean selectivas y que sus resultados sean públicos.

También está el factor político.

Es cierto que las comunidades en las que no gobierna el PP están modificando las pruebas u objetando a ella. Hay que enmarcarlo en el contexto de espera de las elecciones, de un nuevo posible gobierno, que las mantenga o tire para atrás.

III - NIÑOS COMPETENTES Y DEBERES CREATIVOS

Has evaluado el informe P ISA. Se miden competencias matemáticas, científicas y lectoras. España queda ligeramente por debajo de la media de la OCDE en las tres.

 Para lo que nos gastamos en educación estamos muy bien.

Pero PISA en España es sinónimo de lamento en todos los medios de comunicación.

Mejorar los resultados educativos depende de mejorar los resultados de los que están peor. Los que están mejor ya están tocando techo. El discurso catastrofista sobre el rendimiento escolar en España, ese que habla de mediocridad, no es real. Lo que debería alertarnos es la diferencia del nivel de nuestros alumnos en las pruebas PISA y el fracaso escolar que tenemos en Secundaria, que prácticamente lo dobla.

¿Qué significa eso?

Que nuestros niños en realidad son más competentes de lo que evalúan nuestros profesores.

Eso nos debería llevar a la pregunta de qué estamos evaluando, y la respuesta sería 'competencias no, sino mucho currículum y conocimientos'.

¿A nivel social debería preocuparnos?

Ocurre algo peligroso, porque como España tiene un modelo de educación comprensiva y con más mezcla social que países como Bélgica o Alemania, aparecemos como poco segregadores dentro de cada centro, especialmente en Secundaria.

Eso es bueno, ¿no?

No, precisamente porque nos hemos instalado en el discurso de que el problema de PISA no es la equidad, sino la eficacia; mejorar resultados. Y eso es completamente falso. La sensibilidad de los resultados con respecto al origen social ha aumentado en los últimos años. Recuerda que cuando los alumnos con dificultades están mezclados con otros, su rendimiento sube.

Me gustaría preguntarte por un tema que siempre amenaza debate: los deberes.

Pues no son tanto un problema de cantidad como de calidad. El material para el verano que tiene mi hijo de 14 años en el instituto público es un material absurdo. Son ejercicios de matemáticas todos iguales a los que han hecho todo el año. Es simplemente un mensaje de "que no se te atrofie la mente en verano".

Pero si los deberes fueran mínimamente creativos...

Exacto, tendrían que dejar de llamarse "deberes".

No me digas que algo tan aparentemente "igualitario" como los deberes también segrega.

Cierto tipo de deberes deja en desventaja a niños que no tienen el apoyo social en casa que sí tienen otros. Yo ayudo a mi hijo pero me pregunto si otros padres podrán hacer lo mismo.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar