Actualidad

Un juez ordena poner fin a la segregación racial en Cleveland tras 51 años de batalla legal

En pleno siglo XXI, algunos colegios públicos de EEUU siguen ordenándose en base a una clara separación entre blancos y negros

Aunque parece un caso sacado del siglo pasado, hace pocos días un tribunal de EEUU ha tenido que dictaminar el fin de la segregación racial en las escuelas de una pequeña ciudad de Mississippi.

Sí, en el momento en el que pensábamos que los derechos de la población afroamericana estaban garantizados y que la separación institucionalizada entre negros y blancos ya había sido destruida, resulta que aún quedan vestigios de la época más oscura de EEUU.

Pese a que ya hace más de 60 años que existe un dictamen del Tribunal Supremo de EEUU que determinó que la regla de "separados pero iguales" no tiene lugar en el país americano, Cleveland, una pequeña ciudad de 12.000 habitantes situada en la delta del río Mississippi, ha seguido practicando la segregación racial hasta ahora.

Pese a que ya hace más de 60 años que existe un dictamen del Tribunal Supremo de EEUU que determinó que la regla de "separados pero iguales" no tiene lugar en el país americano, una pequeña ciudad de 12.000 habitantes situada en la delta del río Mississippi ha seguido practicando el sistema segregacionista hasta ahora

Durante muchos años, las vías de ferrocarril de Cleveland dividían el oeste blanco del este negro de la ciudad. Históricamente, los niños que crecen en el este vienen asistiendo a la escuela DM Smith, que cuenta con un 99,6% de alumnos negros, y a la escuela secundaria East Side, que cuenta con un 100% de menores afroamericanos. Es lo que en los círculos académicos que estudian los nuevos tipos de segregación se conoce como "las escuelas apartheid". Mientras, los niños blancos asisten al colegio Margaret Green y a la escuela secundaria de Cleveland, situadas en la parte oeste de la ciudad.

Esta realidad responde a un sistema segregacionista y dual que viola la Constitución, y esta es precisamente la conclusión a la que ha llegado la jueza Debra M. Brown.

En un dictamen de 96 páginas, el Tribunal del Distrito establece que Cleveland no ha cumplido con su obligación de eliminar la segregación racial y que debe hacerlo de inmediato fusionando sus centros de enseñanza.

El Tribunal del Distrito establece que Cleveland no ha cumplido con su obligación de eliminar la segregación racial y que debe hacerlo de inmediato fusionando sus centros de enseñanza

"El retraso en la eliminación de la segregación ha privado a generaciones de estudiantes del derecho garantizado constitucionalmente de una educación integral", ha escrito la jueza Brown.

El sistema escolar de la ciudad dispondrá de tres semanas para establecer un cronograma para la eliminación de la segregación mediante las fusión de las escuelas aprobada por el tribunal.

"Podemos romper este muro de racismo que nos divide y nos mantiene separados", testificó durante el tribunal el reverendo Edward Duvall, un padre negro con dos niños en las escuelas de Cleveland.

Sin embargo, la mala noticia es que la ciudad de Cleveland no es la única que sigue practicando la segregación racial en las escuelas públicas. Un informe publicado por la Oficina de Responsabilidad Gubernamental halló que las escuelas de EEUU se están volviendo cada vez más segregadas por cuestiones de raza e ingresos.

La mala noticia es que la ciudad de Cleveland no es la única que sigue practicando la segregación racial en las escuelas públicas, el número de escuelas segregadas se ha duplicado en los últimos años pasando de 7.009 en el curso 2000-2001 a 15.089 en 2013-2014

La realidad es que el número de escuelas públicas segregadas se ha duplicado en los últimos años pasando de 7.009 en el curso 2000-2001 a 15.089 en 2013-2014.

"Esta investigación refleja una triste realidad: el color de piel es lo que determina las probabilidades que tiene de acceder a una educación de alta calidad, bien dotada de recursos y diversa", opina Judith Browne Dianis, directora del Advancement Project, organización que lucha por una sociedad interracial con plenos derechos.

"Si seguimos permitiendo que amplios sectores de estudiantes de color de nuestra nación asistan a las escuelas con profesores menos experimentados, tasas desproporcionadas de suspensión y expulsión, y menos servicios de apoyo, perpetuaremos aún más la ciudadanía de segunda clase que tanto hemos luchado por superar", declara Browne Dianis.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar