PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

De Misfits a Skins: 5 series que te harán echar de menos la adolescencia

H

 

De Misfits a Skins, ¿qué tienen las series de jóvenes rebeldes que nos emocionan tanto?

Luna Miguel

07 Julio 2014 12:07

De niños atendíamos a las pantallas de nuestras televisiones, aquellas que no eran de plasma, que pesaban varias toneladas y que tenían un enorme culo de plástico imposible de rodear con nuestros pequeños brazos. Los que queríamos descifrar cuál sería nuestro futuro estábamos condenados a aquellas series de La 2 o Antena 3 que mostraban los dilemas y dramas de un grupo de adolescentes repulsivos. Ahí estaban los chavales rubios que jugaban al béisbol, y las chicas vestidas de animadora que agitaban los pompones y demostraban que para ser alguien importante en la vida sólo hace falta una cara bonita y un alto índice de popularidad escolar.

Crecimos con Dawson, crecimos con todo tipo de pandillas melancólicas, adictas al amor y a los bailes de fin de curso. Para nosotros, tiernos preadolescentes, el futuro no era otra cosa que todas esas intrigas y la esperanza de poder encontrar un novio guay y una mejor amiga que no intentara ligárselo en el gimnasio. Afortunadamente, las televisiones adelgazaron (e incluso podría decirse que se extinguieron), y en vez de sentarnos frente a ellas lo hacemos frente a las pantallas de nuestros ordenadores, en los cuales hemos descubierto que aquel mundo cursi era de mentira, y que el significado de la juventud era otro completamente distinto.

Drogas, fiestas, sexo, peleas, dinero, palabrotas, literatura, videojuegos, conversaciones delirantes, alcohol, tabaco, moda, viajes, estudios, vísceras, música, mucha música y también un bello futuro incierto por delante. Así sí. Así sí que nos gustan las series porque muestran todos aquellos vicios y todos aquellos errores que nosotros hemos cometido, o cometeremos, o desearemos cometer. Series en las que los protagonistas son unos perdedores, pero en los que podemos reconocernos a la perfección. Punk para una juventud luminosa. Ácido para los que en ocasiones querríamos regresar al instituto, con tal de sentirnos sólo un poco más puros.

Misfits

Misfits

Todos hemos deseado tener superpoderes alguna vez, aunque lo que estos chicos demuestran es que poseer tales dones puede ser un verdadero coñazo. Las primeras temporadas de Misfits enganchan como la mejor de las drogas, ya no sólo por la trama, sino porque la vida de sus protagonistas chonis, petados y hormonados son verdaderamente delirantes. Misfits es un canto a la juventud desde la marginalidad. Una reivindicación de los raritos. Una invitación a sentirnos menos solos gracias a esa pintoresca pandilla de delincuentes.

Skins

Skins

Con todos sus altibajos, Skins es la BIBLIA audiovisual de las series teen. Su universo es muy Ben Brooks y sus protagonistas (especialmente los de las primeras temporadas) son el vivo reflejo millennial de la juventud europea. Sólo hay que ver su manera de hablar, de relacionarse, de vestirse y de escuchar música. Los temas de la identidad, del autismo, de la enfermedad, del racismo y de la crisis rondan algunas de sus tramas, que a veces son demasiado delirantes, pero que aún así consiguen enamorar al espectador. Quien haya visto películas como Kids, sabrá que esta es la manera más similar aunque también más frívola de prolongar la placentera experiencia. Siete temporadas para inyectarse en vena.

Sugar Rush

Sugar Rush

Descubrir la homosexualidad en el instituto puede resultar una tortura, no ya porque tus colegas vayan a burlarse de ti o porque incluso lleguen a hacerte el vacío, sino porque lo más probable es que te enamores de la persona menos gay de toda la galaxia. Eso es lo que le ocurrió a las protagonistas de la célebre Fucking Amal, y eso es también lo que le ocurre a las chicas de Sugar Rush, una versión adolescente de The L World en donde una de ellas descubre su gusto por las mujeres al enamorarse de la tía más heterosexual y canalla de su ciudad. Dilemas, amores, y dramas, sí, pero de esos que a nosotros nos gustan.

Freaks & Geeks

Freaks & Geeks

Junto a la de Misfits, la pandilla de Freaks and Geeks es una de las más curiosas y entrañables de la televisión. El hecho, además, de que entre el reparto estén rostros como el de James Franco o Seth Rogen le da a la serie mucho más valor. En Freaks and Geeks encontramos la típica historia de adolescentes desubicados que han de enfrentarse a la terrible enseñanza secundaria norteamericana. Chica se enamora de chico, chico tiene una novia estúpida, chica acaba enamorádose del mejor amigo del chico, y así, todo entre cazadoras vaquetras y estética grunge.

My Mad Fat Diary

My Mad Fat Diary

También ambientada en los noventa y con una fuerte influencia musica, My Mad Fat Diary es la historia de una chica con sobre peso que se odia a sí misma y que ha tratado de suicidarse. A la vuelta del psiquiátrico sólo su amistad con un grupo de adictos al rock y a las fiestas logrará que ella recupere la confianza en sí misma. Sus amigos la defenderán, sus sueños se harán realidad, y es probable que los que por la calle la llamaban gorda no vuelvan a meterse con ella. Rae debería convertirse en un icono generacional. Paranoica y enervante, pero divertida e inteligente. ¿Quién no querría aparecer en su delirante diario?

share