Actualidad

Los Millennials rechazan la tecnología por considerarla 'deshumanizante'

Según revela un estudio de Intel Labs, un 61% de la Generación del Milenio se declara negativamente afectada por las nuevas tecnologías y las redes sociales

Un reciente estudio de Intel Labs, en el que participaron 12.000 adultos pertenecientes a la conocida como Generación del Milenio, revela que un 61% de ellos encuentra que las nuevas tecnologías deshumanizan. No es nada que nos pille por sorpresa, porque seguro que todos nos hemos sentido arrinconados cuando quedamos con un amigo para tomar unas cañas y él está mucho más pendiente de su chat de Whatsapp que de lo que le tengamos que decir. El estudio también anuncia que la generación de los Millennias (menores de 30 años, bien preparados, egocéntricos y nacidos en la pasada época de prosperidad económica) son los menos entusiasmados con la tecnología.

El Dr. Genevieve Bell, artífice del estudio, declara que “al primer golpe de vista parece que los Millennials rechazan la tecnología, pero sospecho que la realidad es más complicada e interesante”. Y añade: “Otra lectura sería decir que los Millennials quieren que la tecnología haga más por ellos y nosotros tenemos que trabajar para hacerla mucho más personal y menos pesada”.

Y es que este no es el único estudio desalentador. Ethan Kross, miembro del laboratorio de Emociones y Auto-Control de la Universidad de Michigan, descubrió tras unos análisis que “ cuanto más gente utiliza Facebook más decae su satisfacción de vida”. ¿La razón? “En la red estás viendo un montón de cosas positivas de todo el mundo que pueden no reflejar bien la realidad. Este hecho puede instigar una especie de proceso de comparación social”.

El doctor Lee Keyes, director del servicio de asesoramiento psicológico de la Universidad de Alabama afirma que el ciberbulling es un problema serio y cada vez más habitual entre los jóvenes con los que trata. Según él, el problema es que "la tecnología básicamente hace que la persona al otro lado sea muy plana, como un personaje de una o dos dimensiones, en lugar de un carácter vivo de tres dimensiones […]. Tenemos tendencia a filtrar las cosas muy poco, cuando estamos tratando con un ser humano vivo”. La problemática parece más grave de lo que atañe a primera vista, ya que lo que parece una cuestión de insatisfacción con la tecnología, podría derivar en un problema de insatisfacción social.

Puedes acceder al estudio de Intel Labs siguiendo este link.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar