Actualidad

Miles de mujeres mueren para producir tu taza de té

Assam, la mayor productora de té del mundo, registra unas tasas de mortalidad materna verdaderamente alarmantes

Si supieras la cantidad de muertes que hay detrás de cada taza de té que te tomas, ¿la disfrutarías igual?

Assam, la región india que más té produce en todo el mundo, tiene también otro récord: es la zona con más muertes maternas de toda India. Y la culpa la debemos buscar en el fondo de nuestras tazas.

Todo comenzó en 1823. Robert Bruce, un servidor de la Compañía de las Indias Orientales, descubrió árboles de té en la región de Assam. Diez años más tarde el descubrimiento se convirtió en una empresa lucrativa.

A finales de los años 30 los primeros cofres cargados de las preciadas hojas llegaron a Londres y se vendieron a precios tan bajos que los comerciantes lo tuvieron muy claro: había que formar una compañía de té.

Así nació la Compañía de Assam, la primera compañía comercial de té del mundo. Para satisfacer la demanda de la metrópoli el señor Bruce tuvo que traer a trabajadores de numerosas partes de India. Trabajadores que debían trabajar en unas condiciones deplorables.

Primeras fotografías de la plantación de Assam.

La tasa de mortalidad era tan alta entre los peones de las plantaciones que incluso los parlamentarios británicos se alarmaron. Ahora ha pasado ya más de un siglo, Gran Bretaña ya no es una potencia colonial y Asam es una productora individual. Sin embargo, las tasas de muertes entre los trabajadores del te siguen siendo igual de alarmantes y las más perjudicadas son, una vez más, las mujeres.

Las causas de la mortalidad femenina hay que buscarla, principalmente, en la anemia. Los bajos niveles de hemoglobina hacen que se reduzca la cantidad de oxígeno en el torrente sanguíneo lo que puede desencadenar insuficiencia cardíaca.

La situación se complica cuando la mujer además va a ser madre. La anemia llega a ser letal y provoca cerca del 20% de las muertes maternas a nivel mundial. Assam, por supuesto, no se salva.

Las causas de la mortalidad femenina hay que buscarla, principalmente, en la anemia. Los bajos niveles de hemoglobina hacen que se reduzca la cantidad de oxígeno en el torrente sanguíneo lo que puede desencadenar insuficiencia cardíaca.

La situación se complica durante el parto o en la recuperación postparto. Si al hecho de parir en una región subdesarrollada donde es prácticamente imposible encontrar ayuda médica profesionalizada que te pueda salvar la vida, le sumamos la anemia, el resultado es mortal.

Las mujeres con niveles de hemoglobina de 11 gramos por decilitro, cuando lo recomendable es tener más de 12, pueden soportar alrededor de 500 mililitros de pérdidas de sangre. Pero las mujeres que no tienen más de 3 o 4 gramos no pueden soportar ni 50 o 100 mililitros de pérdidas. A los hospitales de Assam llegan incluso mujeres con solo 2 gramos de hemoglobina.

Departamento de maternidad en uno de los hospitales de la región.

La hipertensión, extendida entre el 60% de los trabajadores de las plantaciones de Assam, es otra de las causas de muerte. En las embarazadas la presión arterial alta puede acabar en eclampsia que puede ser mortal tanto para la madre como para el bebé.

Pero eso no es todo. La sepsis, una respuesta exagerada del sistema inmunológico, lo que provoca una infección, supone el 17% de las muertes maternas en toda India.

En las plantaciones de té todo se complica el doble. Los salarios son tan bajos que los trabajadores no pueden permitirse alimentos nutritivos ni pagar una atención sanitaria decente.

El gobierno de Assam inició en 2008 un fortalecimiento de la atención médica para las plantaciones con prestaciones de atención sanitaria básica y hospitales para atender a las madres. Sin embargo, en la práctica la disposición del gobierno no ha funcionado tan bien.

En las plantaciones de té todo se complica el doble. Los salarios son tan bajos que los trabajadores no pueden permitirse alimentos nutritivos ni pagar una atención sanitaria decente.

Los fondos y medicamentos no siempre llegan a tiempo y los médicos bien calificados son difíciles de encontrar. La corrupción también ha paralizado la distribución de fondos, de los que, según algunos activistas, las plantaciones han hecho un mal uso descarado.

Cada día, desde las 8 de la mañana, los peones de Assam trabajan 9 horas al sol cargando con una pesada cesta de bambú en la que colocan las hojas que recogen. Hojas que luego acaban en las bolsitas de marcas como Liptons, Twinings y Tetley que luego podemos encontrar en todos los supermercados.

Gracias a su recogida podemos hacernos una taza de té con bergamota a las 5 de la tarde que disfrutaremos mientras leemos un libro en el sofá. Gracias a su recogida, 301 madres de Assam de cada 100.000 han perdido la vida.

Pero conocer estos datos, ¿hará que dejes de tomarte esa taza?

301 madres de Assam de cada 100.000 pierden la vida en las plantaciones de té

[Vía QZ]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar