PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

En esta ciudad quieren pagarte por ir en bici a trabajar

H

 

Cheques y pedales contra los malos humos. ¿Una propuesta condenada a fracasar?

PlayGround

01 Marzo 2016 21:58

Más conocida por las Vespas o los Fiat, Italia no es un país que se suela relacionar con el uso de la bicicleta. Pero la tremenda contaminación que sufren algunas de sus ciudades ha hecho que las autoridades se planteen nuevas formas de incentivar la vuelta a este antiguo medio de transporte.

Milán, el motor económico italiano, se ha propuesto pagar a los ciudadanos que usen la bicicleta para ir al trabajo.

La medida surge a raíz de que el pasado diciembre se destinaran 35 millones de euros del fondo del Gobierno para buscar soluciones de movilidad sostenible, cuando Milán y otras ciudades italianas se vieron afectadas por unos niveles de contaminación preocupantes.



Pagar por ir al trabajo en bici es una medida que ya se ha intentado implementar en otros lugares. En 2014, en Francia se llevó a cabo un experimento piloto de seis meses en el que se pagaban 0,25 céntimos por kilómetro recorrido.

A pesar de lo atractivo del plan sobre el papel, el experimento no cosechó grandes éxitos. De los más de 8.000 empleados de la veintena de empresas que se sumaron al proyecto, sólo 419 terminaron acogiéndose a la iniciativa.

Estos resultados revelan que el pago no es un incentivo lo bastante fuerte si lo que se pretende es que la gente abandone la comodidad del uso del coche, a diferencia del norte de Europa donde la bici goza de una popularidad tremenda.

Para que la gente coja más la bici, se debe crear un entorno propicio con carriles apropiados y aparcamiento seguro donde dejarla, indican los analistas. Y la conducción caótica de Milán no infunde precisamente seguridad a los ciclistas.

Por otro lado, existen estudios que cuestionan la efectividad del incentivo económico.

En Copenhague, una de las ciudades con mejores infraestructuras para los ciclistas, solo un 6 por ciento de los usuarios aseguran que cogen la bici para reducir gastos. Por el contrario, un 56 por ciento lo hacen porque es más rápido y fácil y un 19 por ciento porque les permite hacer ejercicio. Tan solo un 1 por ciento de las personas que cogen la bici en la capital danesa lo hacen por acabar con la contaminación, el estímulo que pretende motivar a los milanese?s?.


share