Actualidad

México propone relajar las penas por el uso personal de marihuana

 Una medida necesaria e importante, pero insuficiente.

La guerra contra las drogas necesita un enfoque diferente, cobra vidas inocentes y castiga desmesuradamente a los que consumen. Así lo afirmó el presidente de México, Enrique Peña Nieto, durante una sesión especial de la Asamblea General de Naciones Unidas.

“El esquema basado esencialmente en la prohibición, la llamada guerra contra las drogas, que inició en los años 70, no han logrado inhibir la producción, el tráfico, ni el consumo de drogas en el mundo,” sentenció.

Por eso anunció que el gobierno quiere afrontar el problema desde otra perspectiva. En vez de seguir prohibiendo, lanzará una iniciativa para relajar la persecución legal a su uso personal. Hasta el momento la cantidad permitida para uso personal es de 5 gramos, menos de lo que tiene un cigarrillo, pero bajo la nueva legislación el nuevo límite será de 28 gramos.

En una entrevista con la periodista mexicana Denisse Maerker, sostuvo que, con las modificaciones, no están “legalizando ni alentando el consumo”, sino que buscan resolver “la injusticia que padecen miles de personas, especialmente mujeres, muchas de ellas madres de familia, a las que se les ha criminalizado por consumir marihuana y hoy se encuentran purgando condenas auténticamente desproporcionadas”. Por otro lado, la estrategia del presidente incluye permitir el uso de medicinas elaboradas con marihuana y autorizar la investigación clínica para hacer productos con cannabis.

La nueva propuesta no busca parar la lucha contra el tráfico de drogas, sino ofrecer alternativas a los consumidores en vez de castigarlos, a la vez que educan a los niños sobre los efectos dañinos de las drogas.

Para un país que ha perdido más de 70.000 personas desde que el expresidente, Felipe Calderón, declaró la guerra contra el narcotráfico, la medida es necesaria e importante, pero insuficiente. Según el director ejecutivo de la Alianza para la política de drogas de Estados Unidos, Ethan Nadelmann, la medida es un “paso modesto pero importante... el problema es que se queda corta en comparación con lo que se está haciendo en otros países y demasiado corto para lo que se necesita en México.”

La medida situará al país latinoamericano en un lugar intermedio, como Colombia y Ecuador, que, si bien no han legalizado la marihuana, tienen medidas más flexibles sobre su consumo. En el extremo más estricto se encuentran Cuba y Venezuela, que prohíben la posesión de cualquier cantidad de la droga, mientras que el más relajado es Uruguay, que en 2013 se convirtió en el primer país de la región en legalizarla y en planear un sistema para venderla a través de farmacias.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar