PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Por qué Merkel tiene razón... y Tsipras también

H

 

Hablamos con los economistas Juan Ramón Rallo y Alfredo Serrano, las dos visiones enfrentadas sobre la crisis griega

Rafa Martí

30 Junio 2015 18:50

La crisis entre la troika y Grecia han convertido a Bruselas en unas nuevas Termópilas. Grecia aguanta frente a un enemigo mucho más poderoso sin saber cuál será el desenlace. Como los resultados del combate son inciertos y tienen a media Europa alerta, hemos hablado con dos economistas de signo totalmente opuesto: Juan Ramón Rallo y Alfredo Serrano nos cuentan sus impresiones sobre esta crisis y sobre quién dará el gancho final, en la que, posiblemente, sea la pelea política más importante de Europa en lo que vamos de siglo.

Antes de comience la lucha entre nuestros dos economistas, si oyes hablar de Grecia en la tele pero no te enteras de nada, la respuesta es sencilla:

¿Qué ha pasado en Grecia hasta ahora?

  1. Grecia fue una vez como un padre que no tenía mucho dinero pero quería construirse una casa en la playa. En en el país se acometieron grandes y costosos proyectos como, por ejemplo los Juegos Olímpicos de Atenas de 2004.
  2. Para ello, Grecia pidió dinero a la Unión Europea y al Fondo Monetario Internacional (la troika). Le dejaron el dinero pero lo tenía que devolver con los intereses que establecía el mercado.
  3. Sin embargo, Grecia comenzó a mentir sobre el estado de devolución de su deuda. Porque no la devolvía. Y le siguieron dejando dinero. La montaña de deuda seguía aumentando hasta que Grecia quedó casi enterrada.
  4. Cuando estaba a punto de ahogarse, reconoció que había engañado y entonces, quienes le dejaban dinero, le impusieron unas condiciones para seguir prestándole: que recortara, sobre todo, en derechos sociales, para disminuir el gasto, y así ir devolviendo el dinero que debía y cada vez tener que pedir menos.
  5. Sin embargo, los préstamos y los recortes sociales –el rescate- solo sirvieron para ir devolviendo lo que ya debían, no para mejorar la economía del país. Al mismo tiempo la deuda seguía aumentando. Más que nada, la deuda era imposible de devolver.
  6. El padre murió y llegó el hijo: Alexis Tsipras, el actual presidente. Y dijo que no se le podía exigir a él y a su pueblo una deuda que se había generado por la mala gestión y la corrupción de los gobernantes que le habían precedido. Y dijo también que los griegos tenían derecho a sus pensiones, a un trabajo y a un salario mínimo.
  7. En los últimos días, el hijo que no quiere pagar la deuda del padre, ha dicho que, para que le presten el dinero que necesita, no aceptará como condiciones la subida de impuestos como el IVA que afecten a la clase media, o una bajada de las pensiones, que castigarían a gente que ha estado pagando sus impuestos toda la vida a cobrar alrededor de 100 euros mensuales para vivir su vejez.

Alfredo Serrano: por qué tiene razón Tsipras

En este punto estamos ahora: Tsipras se ha negado a aceptar las condiciones de austeridad para un nuevo rescate. Y ha dicho que someterá a referéndum del pueblo la propuesta de la troika. Que sean los griegos los que decidan. Si Grecia no obtiene ese rescate, lo podría obtener de bancos asiáticos o de países como Rusia o China, al mismo tipo de interés que le ofrecía la troika, pero sin la imposición de la austeridad, como nos comenta Alfredo Serrano.

Entonces ¿por qué Grecia no le da la espalda a la troika y se va?

“A Grecia le interesa seguir en la Unión Europea por su modelo de integración y fortaleza como actor internacional. También por la transferencia de tecnología y otras ventajas del espacio común. Y sabe también que a la UE le interesa que Grecia no se vaya: porque si uno de sus miembros se va, la UE pierde toda credibilidad como plaza para inversiones. Se rompe todo el modelo de integración”, nos dice Serrano.

Para el economista, es cierto que Grecia está en un apuro. Pero la UE está en uno mayor: Serrano cree casi imposible que la UE deje que uno de sus miembros esté en una situación de corralito (en la que se controlan los flujos de capitales) y que salga del euro.

Por tanto, aunque ha tensado mucho la cuerda, según esta visión, Tsipras juega con ventaja.


Es cierto que Grecia está en un apuro, pero la UE está en uno mayor


Lo que quiere Tsipras es que la troika le perdone hasta un 50% de la deuda, y el otro 50% lo pagará en 40 años. Pero la troika no quiere perder el dinero, ni tener un problema con países como España, que sí han pagado y han aplicado la austeridad.

Así que para Serrano, la encrucijada de la UE es difícil, pero solo es la encrucijada de la UE: el coste político de debilitar al euro por perder un miembro sería mucho mayor que el coste de que los países que han cumplido se opongan y que el coste económico de no recibir todo el dinero prestado.

Juan Ramón Rallo: por qué tiene razón Merkel

Para Juan Ramón Rallo, la perspectiva es totalmente diferente: en las diferentes negociaciones hasta llegar a la ruptura de este fin de semana, la troika ha rebajado sus condiciones. Por ejemplo, ha establecido mayor flexibilidad y una reducción de los objetivos de déficit. Esto significa que Grecia no tendrá que pagar tanto. Según Rallo, la troika ha hecho una oferta generosa para que acepte el rescate y no rompa la UE.

El economista tampoco entiende qué condicionantes más tendrían que darse para que Tsipras aceptara la ayuda de la troika. Asumiendo que la troika no permitirá quitar la deuda a Grecia, Tsipras no da alternativas para que las negociaciones sigan adelante, sino que solo propone seguir endeudándose más, manteniendo los servicios sociales, a los que no quiere renunciar.

Según el punto de vista de Rallo, Tsipras tiene que aceptar la austeridad como única vía para disminuir el endeudamiento progresivamente. Por otro lado, prevé que las condiciones de financiación de otros agentes que no sean la UE o el FMI no están garantizadas. Por esto, asegura que se prolongaría el corralito y los griegos no lo aguantarían.

Entonces, ¿qué ocurrirá al final?

Es cierto que en este combate, la UE parece mucho más tranquila que Grecia. Pero Grecia no ha dado su brazo a torcer ?y ha forzado el pulso con la seguridad de que la UE no se permitirá generar esa incertidumbre sobre ella.

?Tsipras se la está jugando, está claro. Y eso ha irritado a la troika, que jamás hubiera pensado que Grecia pudiera llegar tan lejos. Cuando la situación es desesperada, pegar puñetazos a mansalva es la única opción: exigir a Alemania el mismo trato que recibió ella después de la Segunda Guerra Mundial, y no aceptar el que recibió después de la Primera y que provocara la Segunda.


En este combate, la troika no esperaba que Tsipras golpeara tan fuerte


Nadie sabe qué ocurrirá al final: si Tsipras se sentará de nuevo en la mesa de negociación o si se celebrará el referéndum el próximo 5 de julio en que los griegos tendrán que decidir.

Y, si sale el no, la troika se verá forzada a elegir entre el dinero y un conflicto político interno o en la incertidumbre que implicaría que uno de sus socios abandone la zona euro.


O la dignidad y caer en el abismo; o la estabilidad y la dictadura de la troika


share