Actualidad

Martin Scorsese explica a su hija por qué cree que el futuro del cine es brillante

El director escribe una carta abierta en la que se muestra optimista ante el boscoso panorama al que se enfrenta la industria cinematográfica

El cine, como cualquier otra forma de entretenimiento salpicada por la revolución digital, se encuentra en una encrucijada. Las salas están cada vez más vacías y los discos duros cada vez más llenos. El ritual que suponía encerrarse a oscuras ante una pantalla gigante rodeado de desconocidos ha sido substituido por un sofá, una manta y 13”. La manera en la que consumimos cine se ha transformado y esto está afectando al modo en que se producen las películas. Los métodos de producción se han abaratado, pero los grandes estudios arriesgan menos que nunca. Como nosotros, ellos tampoco parecen tener muy claro qué nos deparará el futuro. El único consenso es que estamos ante el final de una era.

Martin Scorsese no es ajeno a ese debate. Él mismo fue, en los setenta, una de los principales impulsores del Nuevo Hollywood, la última gran revolución artística en el seno de los grandes estudios hollywoodienses. Cuarenta años después, la industria cinematográfica vuelve a enfrentarse a un panorama borroso. El director y productor, sin embargo, es optimista. En una carta abierta dirigida a su hija Francesca, publicada en la revista italiana L'Espresso, Scorsese explica que, en su opinión, el futuro del cine es “brillante”. ¿Por qué? Hacer películas es más fácil y barato que nunca. Eso sí, el director insta a su hija a no olvidar que las herramientas no hacen la película, tú haces la película”.

Aquí te dejamos con la traducción de la carta al completo.

Queridísima Francesca,

Te escribo esta carta para hablarte del futuro. Yo lo vislumbro a través de la óptica de mi mundo. A través de la óptica del cine, que siempre ha estado en el centro de ese mundo.

A lo largo de los últimos años, me he dado cuenta que la idea del cine con la que crecí, que habita en las películas que te he venido enseñando desde que eras una niña, y que era próspera cuando empecé a hacer películas, está llegando a su fin. No me refiero a las películas que ya se han hecho. Me refiero a las que están por venir.

No quiero desesperanzarte. No escribo estas palabras con espíritu de derrota. Al contrario. Creo que el futuro es brillante.

Siempre supimos que las películas eran un negocio, y que el arte del cine era posible porque estaba alineado con condiciones de negocio. Ninguno de los que empezamos en los 60 y en los 70 se hacía ilusiones en este sentido. Sabíamos que tendríamos que trabajar duro para proteger lo que amamos. También sabíamos que quizá deberíamos atravesar algunos períodos turbulentos. Y supongo que nos dimos cuenta, en algún nivel, que quizá nos enfrentaríamos a un momento en el que cualquier elemento inconveniente o impredecible en el proceso de creación de una película sería minimizado, quizá incluso eliminado. ¿El elemento más impredecible de todos ellos? El cine. Y la gente que lo hace.

No quiero repetir lo que han dicho y escrito tantos otros antes de mí acerca de todos los cambios en el negocio, y me resultan alentadoras las excepciones a las tendencias generales -Wes Anderson, Richard Linklater, David Fincher, Alexander Payne, los Hermanos Coen, James Gray y Paul Thomas Anderson están logrando hacer películas, y Paul no únicamente logró hacer “The Master” en 70mm, sino que incluso logró que se proyectara de esa forma en algunas ciudades. Cualquiera al que le importe el cine debería estar agradecido.

Y también me emocionan los artistas que continúan haciendo sus películas alrededor del mundo, en Francia, Corea del Sur, Inglaterra, Japón, África. Cada vez resulta más duro, pero están logrando hacer sus filmes.

Pero no creo que sea pesimista cuando digo que el arte del cine y el negocio de las películas están en una encrucijada. El entretenimiento audio-visual y lo que conocemos como cine -imágenes en movimiento concebidas por una persona individual- parecen dirigirse a direcciones distintas. En el futuro, probablemente verás menos y menos de lo que reconocemos como cine en complejos multi-sala y más y más en salas pequeñas, online y, me imagino, en espacios y circunstancias que no puedo predecir.

Así pues, ¿por qué el futuro es tan brillante? Porque, por primera vez en la historia de esta forma de arte, las películas realmente pueden hacerse con muy poco dinero. Esto era impensable en los tiempos en los que crecí, y las películas de muy bajo presupuesto siempre han sido la excepción y no la norma. Ahora es al revés. Puedes lograr imágenes preciosas con cámaras asequibles. Puedes grabar el sonido. Puedes editar y corregir el color en casa. Todo esto se ha cumplido.

Pero con toda la atención que se presta a la maquinaria para hacer películas y a los avances tecnológicos que han llevado a esta revolución en la creación de películas, es necesario recordar algo importante: las herramientas no hacen la película, tú haces la película. Es liberador coger una cámara y empezar a rodar y luego juntarlo con Final Cut Pro. Hacer una película -aquella que necesitas hacer- es otra cosa. No hay atajos.

Si John Cassavetes, mi amigo y mentor, estuviera vivo hoy en día, sin duda estaría usando todo el equipamiento disponible. Pero seguiría diciendo las mismas cosas que siempre dijo: tienes que estar absolutamente dedicado al trabajo, tienes que dar todo de ti mismo, y tienes que proteger la chispa de conexión que te llevó a hacer esa película en primer momento. Tienes que protegerla con tu vida. En el pasado, debido a que hacer películas era tan caro, debíamos protegernos frente al agotamiento y el compromiso. En el futuro, tendrás que hacerte fuerte ante otra cosa: la tentación de dejarte ir, y permitir que la película se vaya a la deriva y se aleje flotando.

Esto no tiene que ver únicamente con el cine. No hay atajos para nada. No digo que todo tenga que ser complicado. Estoy diciendo que la voz que te despierta es tu voz. Tal y como dirían los Quakers, eso es la luz interior.

Eso eres tú. Eso es la verdad.

Todo mi amor,

Papá

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar