Actualidad

En Malasia, los “hot dogs” ya no pueden llamarse así para “evitar confusiones”

"En el Islam los perros son considerados animales impuros y su nombre no se puede relacionar con la certificación halal", dicen los organismos religiosos del país

Las tiendas de Malasia ya no pueden usar el término "hot dog" (perrito caliente) para catalogar el clásico bocadillo de frankurt, ni tampoco llamar así a sus establecimientos. De lo contrario, se exponen al riesgo de que se les niegue la certificación halal.

Esta medida ha sido implantada por el Departamento de Desarrollo Islámico de Malasia, un organismo gubernamental religioso, después de recibir varias quejas de turistas musulmanes. Ante esto, su directora, Sirajuddin Suhaimee, lo justificó alegando que el término puede suscitar "confusión".  

"En el Islam los perros son considerados animales impuros y su nombre no se puede relacionar con la certificación halal". En otras palabras, para muchos musulmanes es impensable que los perros y la comida vayan de la mano.  

De hecho, como comentaron los medios locales, esto cumple con las directrices de comida del país que dicen que "la comida halal y el sabor artificial halal no se debe llamar como productos que no son halal como el jamón, la sopa china bak kut teh, el tocino, la cerveza, el ron y otros que puedan generar confusión. Tampoco pueden usarse sinónimos de los mismos".

"En el Islam, los perros son considerados animales impuros y su nombre no se puede relacionar con la certificación halal"

A pesar de que en Malasia, mayoritariamente, se tiene una visión moderada del Islam, las mentalidades conservadoras están ganando terreno. Y el éxito de esta política ha sido, en parte, gracias a esto.

Resultado de imagen de hot dogs malaysia

Varios comercios que, hasta el momento, no se habían encontrado con esta problemática, se han visto afectados. Un caso es el de la franquicia "Pretzel Dog", a la que el lunes se le denegó la certificación halal. Por ello, Suhaimee comentó que era "más apropiado" llamarlo "Pretzel salchicha".

Pero no todo el mundo esá de acuerdo con la medida. El ministro de Turismo y Cultura de Malasia, Nazri Aziz, la calificó de "estúpida y retrógrada".

"Hot dog es lah (una jerga utilizada en el país). Incluso en malayo se llama hot dog. Ha estado presente durante muchos años. Soy musulmán y no estoy ofendido", dijo a algunos periodistas. Por ello, añadió que no había ninguna razón para que los órganos religiosos se tomaran la palabra como ofensiva.

"Viene del inglés. No nos hagáis parecer estúpidos y retrógadas, por favor".

"Hot dog es lah. Incluso en malayo se llama hot dog. Ha estado presente durante muchos años. Soy musulmán y no estoy ofendido"

Facebook también se ha llenado de comentarios críticos con la medida, tanto por parte de usuarios independientes como de la página de tiras de cómic satíricas Bro, don't like that la, bro.

"Es sólo un nombre, ¿qué tiene que ver si es halal o no? Los musulmanes deberían estar más preocupados por los ingredientes y la forma de preparar la comida", escribió Eeman Yusof.

"Siempre podemos contar con las autoridades para que nos hagan parecer estúpidos", dijo Matt Razal.

"Tiendas de animales por favor, cambiar el nombre de los perros por el de salchichas", comentó otro usuario.

"Complicaciones como ésta, son las que hacen que nuestro país vaya hacia atrás", comentó YL Chew.

La activista y columnista, Marina Mahathir, hija del ex Primer Ministro de Malasia, Mahathir Mohamad, tiró de ironía para criticar la petición formulada por el Departamento de Desarrollo Islámico . "Oh, pobres musulmanes que se confunden fácilmente y nunca han oído hablar de los perritos calientes y no tendrán más opción que comprar uno si está en el menú".

[Vía BBC]

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar