Actualidad

Mako: la princesa japonesa que renunciará a su estatus imperial por amor

Desafió la Ley de la Casa Imperial y ahora tendrá que despedirse de sus privilegios

La princesa japonesa Mako, hija del príncipe Akishino y nieta del emperador Akihito, renunciará a su estatus imperial.

¿La razón? Amor.

Según informó la Casa Imperial, se ha comprometido con un joven abogado, Kei Komuro, al que conoció en 2012 en un restaurante mientras ambos estudiaban en la Universidad Cristiana de Tokio. A pesar de que Mako sabía que perdería sus privilegios como princesa al casarse con alguien que no es de su clase, no le importó. Optó por desafiar la Ley de la Casa Imperial y recordar al mundo que aún hay países en los que la diferencia de clases es más importante que casarse por amor.

El príncipe Akishino y su madre Kiko han aceptado el enlace y los planes para efectuarlo ya están en marcha, también de acuerdo con la Casa Imperial. Como anunció la emisora pública de radio NHK, la boda que escribirá el inicio de una vida más allá de la Familia Imperial se celebrará el año que viene.

Esta no es la primera ocasión en la que un miembro de la Familia Imperial japonesa se despoja de su estatus por un matrimonio. Ocurrió en 2005 cuando la princesa Sayako se convirtió en la primera mujer de la familia en casarse con un plebeyo. Un gesto que la convirtió en una persona corriente que tuvo que  mudarse a un humilde apartamento, aprender a conducir y hacer la compra en el supermercado.

                                                                                                                                                                                       Reuters

Sin embargo, la ley que quita los derechos imperiales solo se aplica a mujeres que se casan con plebeyos, nunca a hombres. De hecho, el emperador Akihito y sus  dos hijos están casados con mujeres sin sangre azul que aún así pasaron a formar parte de la familia imperial después del matrimonio.

El anunciamiento del compromiso de Mako ha tenido lugar al mismo tiempo que el emperador, de 83 años, anunciaba su abdicación. Ningún otro lo ha hecho en los últimos 200 años y la actual legislación no lo permite pero el primer ministro, Shinzo Abe, está preparando un proyecto ley para que pueda librarse de sus responsabilidades, y en el caso de conseguirlo, ascenderá al torno el príncipe heredero Naruhito.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar