PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Macron ya es presidente, pero ¿ahora qué?

H

 

El líder de En Marche! ya comienza a prepararse para la verdadera batalla: las elecciones legislativas de junio

alba losada

08 Mayo 2017 13:38


Su movimiento político nació hace poco más de un año, tiene menos experiencia que su rival en la segunda vuelta, Marine Le Pen, y 48 horas antes de las elecciones fue víctima de un "ataque de hacking masivo y coordinado". Pero estos obstáculos no han sido suficientes para Emmanuel Macron, quien ayer ganó un pulso a la extrema derecha al hacerse con la presidencia de Francia.

Pero, a pesar de que el candidato liberal obtuvo aproximadamente el 65% de los votos y que Le Pen el 35%, la verdadera batalla llegará con las próximas elecciones legislativas.

El 11 y 18 de junio, los franceses volverán a acudir a las urnas para determinar el futuro del país durante los siguientes cinco años eligiendo a los 577 miembros de la Asamblea Nacional, de los cuales Macron necesita 289 para hacerse con la mayoría parlamentaria. A pesar de que En Maché! no tiene ningún diputado por el momento, Macron cree que vivirá la misma victoria que le ha llevado hasta el Palacio del Elíseo como el presidente más joven desde Napoleón Bonaparte.

Getty Images

El sistema político francés combina algunas particularidades de lo que sería el gobierno presidencial de EEUU con otras del parlamentario de gran parte de las democracias europeas. En su caso, el presidente es elegido por la ciudadania. Pero el primer ministro, que es quien liderará el gobierno francés, es elegido por el presidente. Con la mayoría parlamentaria Macron podrá nombrar a un primer ministro que lleve a Francia por su camino deseado. Pero sin esta posibilidad, sus sueños de reformar Francia se desvanecerán.

No será fácil hacerse con el control de la Asamblea Nacional. Muchas organizaciones políticas instaron a su electorado a votar al candidato liberal en la segunda vuelta para impedir que la ultraderecha gobernara el país. Pero ahora, que ya no existe la inminente amenaza de que Le Pen se convierta en presidenta de Francia, sus rivales solo querrán derrotarle en la medida de la posible. El partido republicano de centro derecha y el Frente Nacional, que probablemente sienten que Macron les ha robado la presidencia, podrían sanar sus heridas teninedo por objetivo común debilitar el poder de Macron.

Otro de los obstáculos a los que se enfrenta es la falta experiencia. Porque siendo un movimiento que nació hace poco más de un año y que está formado mayoritariamente por políticos novatos, le resultará difícil hacerse con el control de la Asamblea Nacional.


El 11 y 18 de junio, los franceses volverán a acudir a las urnas para determinar el futuro del país durante los siguientes cinco años eligiendo a los 577 miembros de la Asamblea Nacional



A pesar de las evidentes dificultades, hay esperanza. Según una encuesta realizada esta semana por OpinionWay a partir de los resultados de la primera vuelta, En Maché! ganaría entre 249 y 286 escaños, los partidos de centro y los conservadores -representados por los Republicanos de Fillon- obtendrían entre 200 y 210, la izquierda socialista -de Hamon y Hollande- conseguiría entre 28 y 43, el Frente Nacional de Le Pen entre 15 y 25 y el Frente de Izquierda de Mélenchon de 6 a 8 escaños.

El siguiente paso es esperar a la resolución de la votación que decidirá si Macron impulsará el cambio en Francia o si euna Asamblea Nacional dividida dictará el futuro del país.


share