Actualidad

4 claves para entender la incómoda primera cita de Putin y Macron

Una reunión cargada de tensiones en la que Macron acusó a medios rusos de propagandistas

Durante las elecciones presidenciales francesas el presidente ruso, Vladimir Putin, apoyó a la ultraderechista, Marine Le Pen. Pero ayer le tocó verse las caras con el candidato al que no quería como presidente y que acabó llegando al Palacio del Eliseo: Emmanuel Macron.

El escenario del encuentro fue el Palacio de Versalles, el objetivo definir la relación entre ambos países y los protagonistas dos líderes con ideales opuestos. Estas son las cuatro claves que retratan su pulso verbal durante la primera visita de Putin a la Francia de Macron.

I. El uso de armas químicas

El mes pasado espías franceses sacaron a la luz las pruebas que confirmaban lo que se sospechaba: el presidente sirio, Bashar al-Ássad, era el autor del ataque químico que se llevó por delante la vida de decenas de civiles en la ciudad de Khan Sheikhun.

Ayer Macron aprovechó para recordar que no puede volver a cometerse una crimen así alertando a su homólogo ruso que si se volvían a utilizar armas químicas en el conflicto sirio Francia no mostraría "ninguna debilidad" y respondería de inmediato. "Existe una línea roja muy clara: el uso de armas químicas por parte de quien sea", dijo Macron en la rueda de prensa conjunta.

                                                                                                                                                                                       Reuters

Aunque al mismo tiempo, el líder francés estableció puentes para trabajar juntos en los puntos que tienen en común. Le invitó a fortalecer la cooperación para intentar solucionar el conflicto sirio a partir de una transición democrática que "preservaría el estado sirio" y para acabar con el ISIS. "Nuestra prioridad absoluta es la lucha contra el terrorismo", añadió apostando por la "erradicación de los grupos terroristas [especialmente de ISIS]".

II. La intromisión rusa en la campaña presidencial francesa

Parte de la prensa rusa intentó socavar la reputación de Macron durante la campaña electoral. Ayer tuvo su oportunidad devolverles la jugada al condenar la cobertura de los medios financiados por el Kremlin, Russia Today y Sputnik, por difundir "mentiras" y propaganda rusa antes de que se hiciera con la presidencia. "Algunos medios sí que interfirieron en mi campaña. No se comportaron como prensa, sino como organizaciones de influencia y propaganda".

Putin aprovechó para elogiar a Le Pen alegando que sus ideas sobre la identidad nacional y la soberanía de los estados "no están desprovistas de fundamento". Aunque, quiso dejar claro que su opinión no "no significa que hayamos intentado influir en los resultados electorales".

Dos días antes de la votación de la segunda vuelta, el correo de Macron fue hackeado supuestamente por piratas rusos. Aunque ayer el presidente ruso rehusó cualquier acusación justificando que era una especulación difundida por los medios de comunicación y que ahora "no supone un problema porque no es verdad".

Macron alertó ayer que si se vuelve a perpetrar un ataque químico habría una respuesta inmediata de Francia

III. La purga de homosexuales en Chechenia

Desde principios de abril, las autoridades chechenas han estado arrestando y torturando en campos de detención a hombres homosexuales. Una purga sin precedentes que ha obligado a muchos a huir de la región o a vivir escondidos.

El líder francés se pronunció sobre ello recordando que estaría "constantemente vigilando" los derechos de los homosexuales en la república rusa, donde según su homólogo ruso, las autoridades ya están investigando las denuncias para esclarecer los detalles.

"Le recordé lo importante que es para Francia el respeto de todos los pueblos, de todas las minorías y de todas las sensibilidades en la sociedad civil. Sobre este tema, señalé con mucha precisión lo qué espera Francia", dijo Macron más tarde a los medios.

                                                                                                                                                                              Getty Images

IV. Un lenguaje corporal que habla

Fue una conversación tensa pero sincera en la que ninguno de los dos guardó la artillería pesada. Pero sus gestos también hablaron. En el apretón de manos inicial que tuvo lugar en la alfombra roja prevaleció la cortesía y la rapidez. Durante prácticamente todo el encuentro su lenguaje corporal fue cordial y amistoso, pero hubo una nube de tensión que el presidente francés transmitió alegando que "hacía calor en la habitación".

Para Elliot Hannon del medio Slate, la tensión de Macron no fue más que una actitud asertiva típicamente desempeñada por presidentes estadounidenses en encuentros con sus hómologos rusos. El presidente francés, al igual que algunos líderes europeos como Merkel, parece que hayan querido tomar una línea dura ante "un extraño servilismo" adoptado por Trump con respecto a Rusia.

Macron y Putin ya han intercambiado sus opiniones sobre los temas más candentes del momento. Ahora, solo toca esperar a que sus palabras se plasmen en la realidad.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar