Actualidad

La nueva revelación del indie rock americano son estas adolescentes de El Maresme

Al habla con Mourn

Cada vez es menos habitual que una canción de indie rock clásico se cuele en la sección Best New Music de Pitchfork. Que dicha canción esté firmada por un grupo de adolescentes es aún menos probable. Y que el grupo en cuestión sea de una comarca del norte de Barcelona es un hecho prácticamente inaudito. Pues bien, esto es exactamente lo que les acaba de ocurrir a Mourn.

Mourn es el fruto de la unión de Jazz Rodríguez y Carla Pérez Vas. Ambas tienen 18 años y se conocieron en el instituto. Una llevaba una camiseta de los Stones, otra de los Strokes. La conexión fue instantánea. “Cuando nos conocimos y supimos que las dos tocábamos, enseguida empezamos a quedar para ensayar. Estuvimos todo un verano quedando y tocando covers hasta que, al volver a empezar las clases, nos salieron unos cuantos temas propios”, explican. Por entonces ya se les habían unido Antonio y Leia, la hermana pequeña de Jazz. Poco menos de un año después, su disco de debut será editado en todo el mundo por Captured Tracks, uno de los sellos de referencia del indie internacional.

Un disco breve, intenso y burbujeante. 10 canciones en poco más de 20 minutos que recuerdan a totems como Sleater Kinney, PJ Harvey o Sebadoh. Son referentes poco habituales entre los adolescentes actuales, mucho más propensos a abrazar el hip-hop o la electrónica, pero que Carla y Jazz canalizan con una facilidad pasmosa. “Es el tipo de música que más nos atrae. Nos gusta lo que transmite y nos identificamos con ella”.

Forman parte de la primera generación que ha tenido toda la música a dos clicks de distancia, pero han escogido reflejarse en la música que sonaba cuando nacieron. Probablemente en ello haya influido la educación musical que Jazz y Leia han recibido de su padre –Ramón Rodriguez, líder de The New Raemon–. Pero quizá lo más sorprendente sea la espontaneidad con la que escriben e interpretan las canciones. “Normalmente, cuando estamos cabreadas o agobiadas por algo nos salen canciones. Las usamos para descargar todo esto, aunque también surgen muchas cosas de la improvisación”.

Esta naturalidad probablemente sea la mejor baza de Mourn. Escogieron su nombre al azar en un diccionario de inglés, grabaron su disco en directo en solo dos días y viven su exposición internacional con normalidad. Al fin y al cabo, con talento e Internet cualquiera puede hacerse escuchar. Esto no significa que lo vivan con desdén. Cuando los responsables de Sones, el sello que las descubrió, se congratulan en Facebook de su proyección, los primeros mensajes son de Carla y Jazz dando las gracias. En ello, probablemente, también hayan influido los consejos del padre de Jazz. ¿El mejor que les ha dado? “Mantener los pies en el suelo y tener siempre un plan B”.

Carla estudia fotografía, Jazz un grado de animación. De momento seguirán compaginándolo con “tocar, componer, hacer conciertos e ir grabando”. Lo lógico sería que la música les mantenga cada vez más ocupadas. Tienen el talento, la imagen y el magnetismo necesarios para llegar donde se propongan. Y si no lo consiguen, al menos habrán convertido su adolescencia en conmovedoras viñetas de pureza, emoción y rebeldía. ¿De eso trataba el rock, no?

(Fotografía de cabecera de Felipe Hernández)

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar