Actualidad

El brillo misterioso de esta gigantesca nebulosa trae de cabeza a los astrónomos

Esta recién descubierta nebulosa brilla a 10.000 millones de años luz sin que aún nadie haya sabido decir el porqué


En el Universo lejano, una gran nube de gas brilla con una fuerza inmensa sin que nadie pueda decir qué causa semejante resplandor.

Los astrónomos se han sentido atraídos por desvelar su fuente de energía desconocida. Saben que la nebulosa se encuentra en el corazón de un cúmulo de galaxias a 10.000 millones de años luz de la Tierra y que se trata de una 'enorme Lyman-alfap' (ELAN, por sus siglas en inglés). Los ELAN son enormes acumulaciones de gas que se sospecha que forman parte de una red de filamentos que unen galaxias cercanas en una gran red cósmica.

A esta gran nebulosa se la ha bautizado como MAMMOTH-1 y cautiva porque posee tres peculiaridades. Es la más grande, abarcando tres veces más espacio que nuestra Vía Láctea y superando a la Nebulosa Slug, descubierta hace dos años. Su brillo es el más intenso de todas las ELAN encontradas hasta el momento. Y su luz se conoce que es absorbida y emitida por los átomos de hidrógeno, pero es un misterio qué fuente la calienta.

Se llama Mammoth-1. Está a 10.000 millones de años luz. Brilla con rabiosa fuerza, pero nadie sabe qué la ilumina

Al contrario que el resto de ELAN, no puede asociarse con seguridad su fenómeno a un cuásar -un objeto que emite una intensa radiación e impulsa la luminosidad- ya que el polvo que contiene esta nebulosa oscurece la visibilidad. Su gran brillo se ha estimado teniendo en cuenta que pululan un gran número de partículas que hacen que la mayor parte de su luz quede oculta.

"No hay nada más visible excepto la tenue mancha de una galaxia", decía Xaiver Prochaska, uno de los investigadores de la Universidad de California en Santa Cruz.

Esa mancha borrosa que invisibiliza el resplandor total se cree que alberga un objeto llamado núcleo galáctico activo (AGN). La principal hipótesis es que MAMMOTH-1 está girando alrededor de una radiación o unas descargas que provienen de este núcleo. Los AGN son regiones compactas en el centro de las galaxias que son alimentadas por un agujero negro supermasivo. Pero no queda ahí, ya que a su vez estos agujeros negros también se alimentan del gas del interior de las galaxias. El resultado es una radiación intensa responsable de potenciar inmensamente una luz.

"Tiene todas las características de un AGN, pero no vemos nada en nuestras imágenes ópticas. Espero que haya un cuásar (que son AGN) que está tan oscurecido por el polvo que la mayor parte de su luz está oculta", declaro Prochaska.

Pero tan lejos de nosotros, todavía no es seguro qué causa ese resplandor que cegaría como un faro si el polvo no lo escondiera. Por desgracia, aún no se ha inventado una mirilla que nos permita observar lo que alberga esta enorme nebulosa Lyman-alfap.

[Vía Science Alert]

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar