Actualidad

Lobotomías para olvidar la pesadilla de la guerra

Un reportaje de The Wall Street Journal revela que en los EE.UU. se practicaron más de dos mil lobotomías a veteranos de guerra

Cerca de dos millares de veteranos del ejercito fueron lobotomizados en Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial y los años inmediatamente posteriores, según un reportaje del Wall Street Journal publicado ayer. La teórica finalidad: aliviar los supuestos transtornos mentales derivados de su participación en la sangrienta contienda.

La lobotomía suena a procedimiento mítico, practicado por bárbaros cromañones. Seccionar los fascículos nerviosos de un lóbulo cerebral para aliviar las penas nos parece a día de hoy una interpretación perversa de cortar por lo sano. Reducir una persona desviada a poco más que un niño amnésico con dificultades hasta para moverse está más cerca de las torturas y tormentos medievales que de la medicina científica. Quizá debido al imaginario cinematográfico asociamos esta intervención a psicópatas de bata blanca, gruesas gafas y retorcida moral. Pero la triste verdad es que la lobotomía fue una técnica utilizada regularmente en los Estados Unidos a partir de 1940, que no se prohibió hasta finales de les sesenta.

'Forgotten Soliders', que así se llama el citado reportaje, hace tambalear nuestra idealizada imagen de la lobotomía. La práctica no sólo era legal, sino que se practicó institucionalmente y a discreción: más de dos mil veteranos de guerra fueron intervenidos. Como enfermos mentales pasaron los depresivos, los psicóticos, los esquizofrénicos y, en algunos casos, también los homosexuales. Lo que en realidad debía ser un tratamiento excepcional, aceptable sólo en casos desesperados, y cuando todas las demás prácticas de rehabilitación habían fallado, fue convertido en norma por los doctores de la Administración de Veteranos.

El trastorno de estrés post-traumático constituía un problema de primer orden para la sociedad norteamericana de los cincuenta, de la misma manera que como la sobrepoblación mundial empieza a ser nuestro dilema. En la serie británica 'Utopia' ya han ensayado una ficcional solución al problema: la eugenesia institucionalizada. Y es que a algunos les tranquiliza pensar aquello de que el sueño de la razón produce monstruos, y que los grandes horrores son meras desviaciones lamentables de la historia de la civilización. En casos como el de las lobotomías gubernamentales deberíamos pensar, sin embargo, si no es más bien la razón la que produce monstruos. A secas.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar