Actualidad

Llega la moda de vanguardia para fanáticos de la música de baile

Y este es sólo es un aviso de lo que llegar a crearse con la unión de la electrónica con la ropa tecnológica

Una de las razones que se esgrimen para argumentar la poca acogida que están teniendo los wearables (prendas con componentes tecnológicos) es que están demasiado orientados al bienestar y la funcionalidad y menoscaban la estética en el proceso de diseño. La tecnología sirve para hacernos la vida más fácil, sí, pero deja de ser atractiva si no podemos lucirla como un elemento decorativo más.

Por eso, quizá, los responsables de Squink and Sync consiguieron en poco tiempo y vía crowdfunding los 80.000 euros que necesitaba para desarrollarse. Se trata de una camiseta tecnológica, pero ni cuenta calorías ni mide la presión ni recibe las notificaciones de las redes sociales. Es, simple y llanamente, una camiseta que se enciende y se apaga al compás de la música eléctronica.

Creada entre Crated, una laboratorio de innovación y diseño, y Botfactory, una start up tecnológica, el protoptipo fue diseñado en tan sólo 24 horas. La camiseta, que funciona mediante un circuito interno sensible a la intensidad del sonido, proyecta luces y genera formas iluminadas. Una prenda que potencialmente esconde millones de prendas, porque cada tema creará una representación visual distinta sobre el tejido.

No necesita cables y puede lavarse. Es, en definitiva, un disc jockey visual portátil, la forma de que los asistentes a una sesión de electrónica acaben formando parte activa de la misma.

Sus artífices pretenden empezar a comercializarlas en seis meses. Y afirman que esta sólo es la primera de las múltiples posibilidades que abren los wearables en el ámbito de la música electrónica.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar