PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Llega la adaptación hipster del Lazarillo de Tormes

H

 

Urban Outfitters inventa el tampón para colar bebida en los conciertos, ¿picaresca cool?

Mario G. Sinde

18 Marzo 2014 12:17

Si alguna vez has entrado en una tienda Urban Outfitters y has tenido la sensación de haber entrado en la típica tienda de los chinos, antañazo conocidas como ‘las de todo a 100’, pero para modernos y con precios mucho más inflados, no te preocupes: la sensación es correcta. El emporio especializado en ropa chachi ha encontrado un filón en las chucherías también chachis, alcanzando así un nivel de obsesión con la baratija francamente llamativo. Si esquivas todas las secciones más propias de Top Shop o H&M, y las que serían más IKEA —es decir, las de ropa y calzado, o las de mobiliario y menaje del hogar—, verás que en cualquier tienda UO, así como en su página web, hay una sección dedicada a los artículos de broma, o los artículos triviales que tienen como único uso su condición de que molan. Sólo eso. Ningún uso específico importante. Desde el disfraz de dinosaurio a la máscara de ardilla, de la calavera de mesa —lástima que no la vendan con cuervo y tintero— a los bigotes irónicos de quita y pon.

El último producto de Urban Outfitters son unas petacas de plástico para ocultar alcohol y poderlo meter de extraperlo en los conciertos en los que te obligan a dejar las botellas con líquido en la entrada. Estas petacas están camufladas en un formato que ningún segurata se atrevería jamás a inspeccionar sin orden judicial: tampones. O lo que es lo mismo, el género de la picaresca española ahora en versión hipster. Claro que, qué clase de gente quiere meter 10 centilitros de ginebra en un festival? Y si compras en UO, ¿acaso no te da para un copa?

Gastar el dinero en cosas que no necesitamos no es nuevo: lo hemos hecho siempre —lo que va de pedir un café que en realidad no nos queremos tomar a comprar un libro sólo por el hecho de tenerlo (aunque no lo vayamos a leer)—. Y como toda costumbre antigua ahora faltaba su transformación cool: si antes teníamos las típicas tiendas de souvenirs, donde te podrías comprar la figura de la gitana para poner encima del televisor (ahora conocida como la gitana del WhatsApp), el sombrero mejicano o la camiseta con el dorsal de Maradona (lo de ‘antes’ es un decir: siguen siendo una verdadera plaga; añadamos el banderín, el imán de nevera y el platito de porcelana), ahora hay toda una gama de objetos de diseño cuyo único fin es ser caquis, y cuya utilidad no está en el usufructo que se le den, sino en el gesto de comprar o regalar: una vez se ha dado ese paso, el objeto pierde su valor.

Sea como fuere, todas estas actualizaciones de la picaresca española y el todo a cien en versión moderna no dejan de ser un buen termómetro para medir nuestro tiempo. ¿Los chinos cool?, ¿el Lazarillo moderno? Probablemente nunca dejaron de serlo.

Urban Outfitters inventa el tampón para colar bebida en los conciertos, ¿picaresca cool?

Urban Outfitters inventa el tampón para colar bebida en los conciertos, ¿picaresca cool?

Urban Outfitters inventa el tampón para colar bebida en los conciertos, ¿picaresca cool?

share