Actualidad

Un policía mata a una mujer australiana que había llamado al 911 tras oír ruidos en casa

Justine Damond vivía en Minneapolis e iba a casarse dentro de un mes

Se llamaba Justine Damond, tenía 40 años y a pesar de ser australiana vivía en Minneapolis. Su prometido y ella iban a casarse el mes que viene, pero ella ya había adoptado su apellido.

Cuando el pasado sábado Justine escuchó unos ruidos extraños en su casa, decidió llamar al 911 para avisar de lo sucedido. Al ver llegar al coche, se acercó a la ventanilla del conductor vestida solamente con su pijama. Mientras hablaba con el agente que estaba al volante, Mohamed Noor, el agente sentado en el asiento del copiloto, levantó su arma y disparo a Justine Damond, quitándole la vida.

No es una conjetura, ni una sospecha: Tom Plunkett (abogado de Noor) confirmó ayer lunes que su cliente había disparado su arma disparando a Damond. Se ha confirmado también que ella no iba armada, tan solo tenía su teléfono móvil en la mano.

El Departamento de Seguridad Pública ha confirmado que ni la cámara corporal del agente que disparó el arma ni la de su compañero estaban encendidas, algo que ha suscitado dudas incluso a la alcaldesa de Minneapolis, Betsy Hodges. "Estoy muy triste y preocupada. Tengo muchas preguntas sobre por qué las cámaras no estaban encendidas", dijo a los reporteros.

"Básicamente mi madre está muerta porque un agente de policía la disparó sin razón", publicó su hijastro en Facebook. "Exijo respuestas, si alguien puede ayudar, que simplemente llame a la policía. América es un asco, a estos policías los entrenan de otra forma. Necesito largarme de aquí".

Agente Noor.

El jefe de policía de la ciudad, Janee Harteau definió la muerte de Damond como trágica. "He pedido que la investigación se acelere para poder responder con transparencia el mayor número de preguntas lo antes posible", dijo. Ambos agentes han sido suspendidos de empleo y sueldo.

Unos 200 familiares y vecinos de la zona realizaron una vigilia el domingo por la noche en el lugar donde ella falleció. Damond era una persona muy querida en la comunidad, y su caso ha llenado las portadas de los diarios en Australia. Damond, que había estudiado veterinaria, enseñaba meditación en la Comunidad Espiritual del Lago Harriet y llevaba 17 años enseñando yoga.

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar