Actualidad

150.000 pollos son víctimas de maltrato animal en la granja de un proveedor de Lidl

Hacinados, enfermos y maltratados: un vídeo muestra las crueles condiciones de una granja en West Country, Reino Unido

Igualdad Animal

40 días. Esa era la esperanza de vida de los 150.000 pollos que malvivían en una granja de West Country, Reino Unido. El caso ha sido denunciado por la organización internacional Igualdad Animal tras comprobar gracias a una investigación encubierta las crueles condiciones de vida de estos animales.

La granja en cuestión suministra carne a Faccenda, el segundo mayor proveedor de carne de Reino Unido. Esta empresa trabaja para grandes marcas como Lidl, Asda o la cadena de restaurantes Nando’s.

La organización animalista ha publicado un vídeo en el que se pueden ver algunas de las escenas del maltrato animal al que se sometía diariamente a los pollitos.

Toni Shephard, Directora Ejecutiva de Igualdad Animal en Reino Unido y doctora en comportamiento animal, declaró: "aunque las aves apenas tenían unos pocos días de vida cuando grabamos por primera vez, cientos de pollitos morían cada día por las condiciones". “Los contenedores de las granjas estaban llenos de cadáveres”, añadió la activista.

La esperanza de vida era escasa, poco más de 40 días, los animales mostraban enfermedades y deformidades y muchos de ellos no podían ni siquiera andar.

La organización animalista Igualdad Animal ha publicado un vídeo en el que se puede ver algunas de las escenas del maltrato animal al que se sometía diariamente a los pollitos.

Los pollitos eran cebados en un periodo de tiempo muy corto para rentabilizar la producción y abaratar el precio de la carne en los supermercados. Los animales engordaban tanto que no podían levantarse por su propio peso y se les rompían las patas por el excesivo tamaño. Además, algunos no podían llegar a los bebederos de agua y se mueren de sed.

Las condiciones de vida no eran mucho mejores. 150.000 pollos vivían hacinados en 4 cobertizos con el suelo cubierto de heces y amoniaco. Esta mezcla corrosiva provocaba heridas en los cuerpos de estos animales.

Las escenas de maltrato animal eran constantes. Igualdad Animal pudo comprobar como uno de los trabajadores arrojaba un pollito vivo a una carretilla de aves muertas y lo dejaba agonizando. Horas después, cuando volvió a vaciar la carretilla, se percató de que el animal aún seguía vivo. Lo cogió por el cuello y se lo rompió antes de volver arrojarlo al camión.

Tras la publicación del vídeo, el dueño de la granja ha decidido suspender la producción. “Tomaré las imágenes como un buen feedback y haré lo posible para mejorar en todos los aspectos de mi ganadería”, declaró Paul Vaughan-France, dueño de la granja, a The Times.

"He tenido un veterinario independiente en el sitio para revisar mis prácticas y él está satisfecho con sus hallazgos", añadió.

La situación de la granja de West Country no es una excepción. Se calcula que alrededor de 50 millones de pollos mueren en las granjas antes de llegar al matadero, víctimas de las terribles condiciones y el maltrato animal.

[Vía Igualdad Animal]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar