Actualidad

El último engaño de Lars Von Trier: al final lo que menos importa en "Nymphomaniac" es el sexo

Recogemos las primeras reacciones en medios al nuevo filme del polémico director danés

"Nymphomaniac", la nueva película de Lars Von Trier, llega rodeada de una gran expectación. Si has leído estas páginas con asiduidad, ya sabrás el porqué de semejante runrún.

Hoy por fin, cuando queda justo una semana para su estreno, podemos empezar a medir las primeras reacciones que el filme ha suscitado entre la prensa internacional que tuvo la suerte de ser invitada a algunos de los pases previos para medios que se han venido celebrando en las últimas semanas. Las críticas estaban "embargadas" hasta ayer.

"Nymphomaniac" son cuatro horas de cine tirando a crudo, divididas en ocho capítulos, en los que Joe (Charlotte Gainsbourg) cuenta a un desconocido (Stellan Skarsgård) sus peripecias como ninfómana (así se autodefine ella) después de que éste la recoja de la calle al encontrarla apaleada. Un recorrido por una vida de sexo que han inspirado los siguientes titulares:

"El film épico sexual de Lars Von Trier es una ducha de agua fría de cuatro horas, pero rapta tu cerebro y te deja pidiendo más”.

The Guardian afirma que a pesar de contener sexo explícito y en abundancia, el filme “es rigurosamente poco sexy”.

"'Nymphomaniac' aporrea el cuerpo y ablanda el alma. Es desconcertante, absurda y completamente fascinante; una cuenta falsa en la medida en que es un film sobre sexo que es deliberadamente no-sexy y una larga (dos volúmenes, cuatro horas) historia charlatana que mayormente habla para sí misma. Esos cuerpos desnudos en movimiento son simplemente distracción. Caer en la trampa de 'Nymphomaniac' es captar la visión de una Dane de mediana edad masturbándose a solas en una habitación oscura. Puede que sea sensacional, puede que sea incluso arte. Pero no estoy seguro de que sea algo para el consumo público".

"'Nymphomaniac' me molesta, me repele, y creo que puedo estar enamorado. Es una relación abusiva; necesito verla de nuevo".

“A pesar de las escenas surrealistas de sexo, esto es un drama serio”.

En la misma línea que The Guardian se pronuncia The Independent, señalando que mientras Joe cuenta a su salvador (Stellan Skarsgård) sus peripecias sexuales en orden cronológico, lo más interesante son en realidad sus charlas eruditas sobre arte, música y literatura

"La inspiración de Von Trier está más relacionada con la sensualidad artística de Carl Dreyer que con el sexploitation de Russ Meyer. Estamos ante un drama serio de autor con una estructura literaria consciente y un marco de referencias que alcanzan desde Bach a los números de Fibonacci, de Poe a 'The Compleat Angler'".

"'Nymphomaniac' es el intento épico de Lars Von Trier de crear una obra magna de sexo-con-seso".

Indiewire presenta la cinta como la intención de Lars Von Trier de crear su “obra magna”. También recalca que lo más “estimulante” de su metraje no es precisamente el sexo explícito sino el análisis de cómo se entiende y juzga el sexo en el marco de la sociedad. Recoge una cita de la protagonista que parece presentarla bastante bien: “El amor es el sexo con celos añadidos”.

"'Nymphomaniac es de hecho una gran obra que intenta, y en buena medida consigue, sintetizar de forma orgánica el mundo, las ideas y el conocimiento cinematográfico de Von Trier en una fábula cinemática desgarbada y ambiciosa. Algo en cierto grado chocante, dado el tema que trata, es que el más estimulante material de 'Nymphomaniac' no es el sexo explícito, sino como la sexualidad es discutida y entendida".

"De forma interesante, al menos en esta versión, la mayor parte del sexo que se muestra es relativamente anodino, sin mostrar apenas penetraciones en pantalla. Aún así, 'Nymphomaniac' contiene más penes, en varios estados de excitación, que cualquier otro filme reciente que quede fuera de la pornografía".

"Lo que resuena más sobre 'Nymphomaniac' son las -afortunadamente numerosas- escenas entre Joe y Seligman. Sin sus discusiones de ida y vuelta sobre la vida de Joe, la película podría haber quedado reducida a poco más que una lista de explotaciones sexuales. En su lugar, esas charlas colocan el comportamiento de Joe en un más amplio contexto sociopolítico, histórico y emocional, con Seligman haciendo gala de una vida dedicada a la lectura y un saber enciclopédico que sin duda tiene su origen en el amplio abanico de intereses del propio Von Trier, aunque una larga lista de investigadores aparezca en los créditos".

"La epopeya sexual en dos partes de Lars von Trier cuenta con un elenco de actores entre los que están Charlotte Gainsbourg, Stellan Skarsgard, Shia LaBeouf, Uma Thurman and Christian Slater".

The Hollywood Reporter destaca la vertiente freudiana de la película y se atreve a afirmar que lo que busca es dar respuesta a la recurrente pregunta: “¿qué es lo que desea una mujer?”. El crítico destaca otra de las líneas de Joe que nos da más referencias sobre la conciencia de su personaje: “Solo soy una mala persona”, dice mientras relata el sexo que ha tenido durante sus 50 años.

"La epopeya sexual de cuatro horas en dos partes de Lars Von Trier ha sido objeto de especulaciones infinitas desde que el eternamente cazador de controversia empezó a fichar a los actores para lo que se describía como una narración de tono hardcore de la vida sexual de una mujer muy activa. Lo es, aunque mucho menos de lo que la mayoría hubiera deseado. Aún así, nunca es una película aburrida y además provoca y estimula, aunque no en el sentido de excitar sexualmente, ni remotamente".

"No hay sensación de que (con los cortes de la edición final) falte material o de que las historias se hayan visto cortadas o aparezcan sesgadas, y el estilo de edición y el uso de la música es indudablemente el propio del cineasta. Nadie se va del cine ambriento; este bufé de charlas y sexo constituye una comida muy completa".

"La peor película porno jamás filmada (o su contrario)".

Entre los medios españoles, El Mundo se ha pronunciado y de manera favorable, aludiendo a la poca importancia de los genitales en el film, frente a su parte más cerebral y orgánica, la que resulta más valiosa. Según Luis Martinez, "Nymphomaniac" no tiene la intención de calentar, si no de estimular el cerebro.

"Desde el primer fotograma, todos son desmentidos; refutaciones de la evidencia. Nada es lo que parece ser. De entrada, no es de sexo de lo que se habla. 'Ceci n'est pas du sexe' (no creo que haga falta traducirlo), que diría el primero. De algún modo, 'Nymphomaniac' es a la vez la más enigmática reflexión sobre los límites de la sexualidad, de la carne, y la peor película pornográfica jamás filmada. Y, en cualquier caso, la cinta funciona dentro de la filmografía del director como un punto límite. Otra vez".

Las críticas citadas nos muestran unas pinceladas de lo que parece una película que promete mucho más que el explotar el morbo de la carne. Nos dan una ligera de idea de por dónde van los tiros en esta ocasión con Lars Von Trier, pero habrá que esperar hasta el próximo 25 de diciembre (Navidad, fecha mordaz) para verla con nuestros propios ojos.

Vídeo

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar