PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Fanáticos religiosos queman a una mujer en un ritual de exorcismo

H

 

Lanzaron a la mujer a una hoguera después de acusarla de estar "endemoniada"

M.Y.

01 Marzo 2017 16:54

Vilma Trujillo fue quemada en una hoguera como si aún viviéramos en el oscurantismo y la brutalidad del siglo XVI. Como en la época de la quema de brujas pero en el siglo XXI. Como en la historia más negra de Salem, pero en Nicaragua.

Con apenas 25 años, la nicaragüense Trujillo fue víctima del fanatismo machista de unos supuestos fervientes cristianos que la acusaron de estar "endemoniada". La condenaron, ataron y lanzaron a una hoguera. Luego, con el 80% de su cuerpo quemado, la tiraron a un barranco donde fue descubierta. Después de haber estado en coma, la noche del martes Trujillo moría en el hospital de Managua sin que los médicos pudieran hacer nada por su vida.

Los culpables de su muerte eran parte de un grupo religioso llamado Asamblea de Dios. Por el momento, las autoridades no se ponen de acuerdo en apuntar al motivo por el que Trujillo fue señalada por la congregación. Se cree que los miembros de la iglesia la tomaron por "poseída" después de que ella, supuestamente, intentara agredir a varias personas con un machete.

La investigación ha descubierto que Trujillo fue apresada por los fanáticos el 21 de febrero. El líder de la congregación, Juan Gregorio Rocha Romero, la condenó a la hoguera. De acuerdo al periódico La Prensa, la hermana del líder, Tomasa Rocha, ordenó a los demás ir a recoger leña. Todo indica que posteriormente Rocha Romero ordenó a un grupo de unas 4 personas orar ante la hoguera con los ojos cerrados. En ese momento Trujillo fue arrojada al fuego.


Con apenas 25 años, la nicaragüense Trujillo fue víctima del fanatismo machista de unos supuestos fervientes cristianos que la acusaron de estar "endemoniada". La condenaron, ataron y lanzaron a una hoguera


Rocha Romero, que no está dispuesto a aceptar su acusación, ha declarado que todo pasó de otra manera y que fueron "espíritus malignos" los que levantaron a la víctima en el aire y la dejaron caer sobre el fuego. "Es que dios dijo que iba a sacar a ese espíritu malo de ella y que pusiéramos fueguito allí, porque ahí iba a ser expulsado el espíritu", ha argumentado.

El esposo de la víctima, sin embargo, ha asegurado que la mujer además había sido víctima de una violación. Conjetura que apoya Juanita Jiménez, del Movimiento Autónomo de Mujeres de Nicaragua, que en El País ha asegurado que el crimen intentaba cubrir el abuso sexual.

El espeluznante caso demuestra una vez más que el feminicidio en Nicaragua sigue siendo una de las mayores amenazas que sufren las mujeres en su día a día. Víctimas de un machismo institucionalizado, la organización Voces contra la violencia contabilizó 345 mujeres asesinadas entre 2012 y 2017 en un país de apenas 6 millones de habitantes. Muertes que, como la de Trujillo, nos recuerdan que el machismo es una plaga aún por erradicar.


share