Actualidad

Tristeza e inflación: así empuja Colombia al suicidio indígena

¿Por qué el departamento amazónico del Vaupés tiene la tasa de suicidios más alta de Colombia?

Hace siete años, Alejandro Naranjo leyó una noticia que ha marcado su vida hasta hoy. En el departamento del Vaupés, en la Amazonía colombiana, se ahorcaba un indígena a la semana.

Ahí comenzó una investigación que le ha llevado a completar el documental La selva inflada, que se estrenará en su país el 31 de marzo. Viajó al Vaupés y comenzó a desentrañar las claves de esta oscura historia.

"Las cifras son escandalosas, el promedio nacional de suicidio es de 5 a 10 casos por 100.000 habitantes y en los momento más álgidos en esta zona se ha registrado una tasa de 38", nos dice Naranjo, que reconoce que gran parte de las muertes no quedan debidamente registradas en las estadísticas oficiales.

1. INFLACION ECONÓMICA Y DEL DESEO

Pronto llegó la primera clave. "Tienen la inflación económica más alta de Colombia. Al ser un asentamiento en medio de la selva desconectado por vía terrestre, marítima y fluvial, todo debe llegar por avión. Eso encarece los precios y en algunos casos llega a duplicarlos", cuenta Naranjo.

Pero era esta una inflación también de necesidades, de deseos vedados. Naranjo descubrió un escrito de estudiantes del departamento, que contenía pasajes como:

“Si los precios siguen subiendo como hasta ahora, en mi familia no se podrá ahorrar para el pago de mis estudios universitarios. Si no logro ir a estudiar tendré que buscar un pequeño trabajo en Mitú o regresar a mi comunidad y no podré ayudarla como espero. Si eso no sucede pronto en este incierto panorama, seguramente seré tentado por la guerrilla, los paramilitares, la policía o el ejército para que ingrese a sus filas. O quizás algún narcotraficante me proponga opciones de vida en donde la inflación no tenga importancia”

‬Naranjo identifica la semilla de la autodestrucción en el choque cultural que supone el abandono de las comunidades para estudiar la Secundaria. El gobierno debe cumplir con las cuotas de educación indígena y los chicos van a la capital del departamento, Mitú, a estudiar. Allí muchos son objeto de burlas por su, por ejemplo, escaso dominio del español.

2. ALCOHOL, COCA Y GUERRILLA

El crash identitario se produce a través de la estética y el ocio, de la aceptación social. Muchos comienzan a peinarse y vestirse diferente. A escuchar otras músicas. A salir de fiesta como lo hacen los chicos criollos. A beber.

"Gran parte de los suicidios han sucedido bajo los efectos del alcohol, es una conexión real y evidente. En las comunidades y en sus tradiciones el alcohol solo formaba parte de rituales o momentos especiales, pero ahora proliferan los expendios de guarapo, una bebida de jugo de caña fermentado, muy económica y altamente embriagante que es vendida sin regulación a menores", explica Naranjo.

Devueltos a la selva por la falta de trabajo, pero convertidos en personas diferentes, muchos acaban con su vida. Se cuelgan de las cuerdas de la hamaca y se dejan caer con las rodillas encogidas.

La política colombiana no se libra de estar entre las variables que configuran el escenario. "Durante décadas, esta región estuvo aislada por la mafia de la coca, y eso protegió a los indígenas del encuentro con el resto del país. Actualmente esa guerra ha mermado y quedó la ruina, algunos pueblos fantasmas con iglesias, discotecas y billares tragados por la selva", asegura Naranjo.

En 1998 las FARC tomaron Mitú, y desde entonces se ha acelerado la “colombianización” de este recóndito lugar. "La generación actual de jóvenes son los hijos de este encuentro, chicos educados para un mundo que no logran obtener", en opinión del autor del documental.

3. PIEDRAS MALDITAS

En La selva inflada, Naranjo no ha querido centrarse en la muerte. Al contrario, asegura haber hecho un film sobre la vida: "Encuentras material fuerte, imágenes traumáticas de ahorcamientos, familias desgarradas en duelo. Esto así alimenta el morbo pero no aporta nada al análisis. Eran los chicos que luchaban lo que me interesaba filmar y decidí no reconstruir la muerte, sino seguir los días de quienes decidían no ahorcarse".

Mientras, los habitantes del Vaupés buscan respuestas. Algunas teorías místicas, cuenta Naranjo, explican que al extraer piedras "de lugares antiguamente sagrados para las construcciones de la ciudad han surgido maldiciones y enfermedades como el ahorcamiento".

Ahorcamientos que no deberían ser la última opción para algunos de estos chicos contratados para martillear el patrimonio de sus mismos ancestros.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar