Actualidad

Kibera: el arte que florece entre chabolas de barro

Entre casas de adobe y chapas oxidadas el talento de los jovenes keniatas florece en el mayor suburbio de África. Ahora necesitan tu ayuda para seguir creando

El sol abrasa las casas de adobe y chapas de metal mientras Geoff Oyoo avanza por las calles entre la suciedad y los desperdicios. Oyoo tiembla de entusiasmo cada vez que choca la mano con los conocidos que interrumpen su paso, mezcla de zancadas y saltos rápidos. Su vitalidad y su sonrisa de oreja a oreja son envidiables. Aún más si tenemos en cuenta el lugar en el que se desarrolla su historia.

Porque Geoff es hijo de la caótica Kibera, el mayor slum de África, situado a solo 20 minutos de la ordenada Nairobi.

Un suburbio que a duras penas aparece en los mapas.

Geoff Oyoo

Geoff tiene 31 años y nació en el corazón mismo de ese barrio chabolista en una familia de cinco hermanos. Su padre les abandonó muy pronto. Dos de sus hermanos murieron.   Su madre se encontró sola con tres bocas más que alimentar y en una vivienda precaria propia de un slum olvidado por el Gobierno. Pero la mujer no flaqueó.

  En unos años, la matriarca de los Oyoo consiguió ahorrar lo bastante para alquilar una vivienda fuera de Kibera.

Geoff tuvo la suerte de entrar a estudiar contabilidad y, para orgullo de su madre, comenzó a trabajar en un banco. La vida le sonreía. Pero, en el fondo, su sueño era otro. Desde pequeño había querido ser actor, así que, cuando un concurso de talentos de la televisión keniana organizó un casting, Geoff no dudó en presentarse.

Gracias a sus dotes humorísticas, el chico ganó el primer premio del programa. El mayor triunfo de su vida.

A los pocos meses de aquello se acabó la alegría. Su madre enfermó y Geoff acabó gastando todo su dinero en las medicinas de ella, el alquiler de la casa y los estudios de sus hermanos pequeños. Parte del dinero fue a parar al entierro de su madre.

Philip Oyoo

Su hermano menor Philip, conocido como Phlexible, tuvo que volver solo al inclemente mundo de las chabolas de Kibera del que su madre les había sacado.

La basura, la falta de higiene, las chapas de metal oxidadas y la falta de agua corriente le acogieron y al mismo tiempo le privaron de la esperanza que tenía de llegar a ser un músico conocido.

No le faltaba talento pero sí dinero.

Pero un día, mientras estaba en la escuela, el chico vivió un golpe de suerte parecido al de su hermano mayor.

Un norteamericano que había ido al suburbio a realizar algunas donaciones conoció los sueños de Phlexible de convertirse en ingeniero de sonido. Meses más tarde, a su escuela llegó una donación de 600 euros en concepto de "estudios superiores de sonido para Philip Oyoo".

Solo así Phlexible pudo estudiar lo que más le motivaba en la vida.

El proyecto Made in Kibera pretende apoyar las inclinaciones artísticas de todos los jóvenes del suburbio a través de la construcción de un estudio de grabación que les dé la oportunidad de seguir haciendo arte en el gueto

La experiencia de los hermanos Oyoo, sus continuos altibajos y los golpes de suerte acompañados de una pretérita esperanza, han contribuido a que ahora formen parte del proyecto Made in Kibera, impulsado por el colectivo Ghetto Youth Focus Fundation y la ONG Más por Ellos.

Made in Kibera es un proyecto nacido en el mismo centro del suburbio keniano en el que viven entre 500.000 y un millón de personas en condiciones paupérrimas. La falta de higiene o condiciones sanitarias decentes hacen de la vida de estas personas una cuestión de supervivencia.

Sin embargo, en Kibera el arte habita en cada rincón. Desde reggae hasta gospel pasando por el rap, la música comparte las calles con la belleza de un poema improvisado o el más puro humor que se ríe de las injusticias.

El talento que desprenden jóvenes como los hermanos Oyoo y su experiencia personal requiere una salida artística evidente. Pero vivir en un suburbio no te da muchas oportunidades.

Por la mínima aportación de 15 euros para la construcción del estudio, una persona puede escribirles a los jóvenes del suburbio su historia y ellos a cambio le graban una canción completamente personalizada

El proyecto Made in Kibera pretende apoyar las inclinaciones artísticas de todos los jóvenes del slum a través de la construcción de un estudio de música que les dé la oportunidad de seguir haciendo arte en el gueto.

Para hacer realidad el sueño de estos artistas, se necesita un total de poco más de 11.000 euros que les permitirá construir el estudio y mantenerlo durante un año. Esa es la cantidad que buscan conseguir a través de la campaña de crowdfunding que han puesto en marcha.

Una panorámica del suburbio de Kibera

El montante de las aportaciones de esa campaña está al alcance de cualquier bolsillo. Por ejemplo, por la mínima aportación de 15 euros para la construcción del estudio, una persona puede escribirles a los jóvenes del suburbio su historia y ellos a cambio le grabarán una canción completamente personalizada e inspirada en esa misma historia.

La idea es que el estudio se utilice para dar empleo a muchos chicos que jamás han tenido la oportunidad de salir del gueto y para grabar infinidad de canciones y vídeos que visibilicen y pongan en el mapa esta parte perdida del mundo.

"Todo el mundo debería tener el derecho de estudiar y a trabajar de lo que quiere, siempre que se esfuercen por conseguirlo. Pero hay gente que ni esforzándose puede permitírselo y no es justo. A mi me ha ayudado mucha gente, a lo largo mi vida, y yo ahora quiero invertir mi energía en hacer lo mismo con los demás", nos cuenta Phlexible, lleno de optimismo.

Gracias a proyectos como este, entre todos podemos conocer la historia de estos jóvenes, sus desilusiones, sus ambiciones y desesperanzas y dejar que fluyan y lleguen a todas las partes del mundo

La ilusión de construir un mundo mejor y poder dedicarse profesionalmente a lo que más te gusta, anida en el interior de cada joven. Pero haber nacido en un suburbio como Kibera acaba mermando desde el principio tu capacidad de hacer realidad tus mayores fantasías.

Gracias a proyectos como este, entre todos podemos conocer la historia de estos jóvenes, sus desilusiones, sus ambiciones y desesperanzas y dejar que fluyan y lleguen a todas las partes del mundo.

Para que la sociedad conozca que los suburbios no son un hervidero de violencia sino de auténtico arte.

Puedes ayudar a hacer realidad Made in Kibera siguiendo este link.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar