Actualidad

Kenia da la espalda a los refugiados y cierra todos sus campos de asilo

Si pensabas que en Europa tenemos un problema con los refugiados, espera a leer esto

Kenia da la espalda a los refugiados. El Gobierno del país africano ha anunciado que pretende cerrar todos los campamentos de asilo que hay dentro de sus fronteras debido a que su mantenimiento es "muy pesado" en cuanto a costes económicos, de seguridad y medio ambiente.

El cierre de todos los campos provocaría un éxodo masivo de 600.000 personas. Tan solo el campo de Dadaab, el mayor campamento de refugiados del mundo, acoge a más de 300.000 personas en la frontera entre Kenia y Somalia.

"Kenia, habiendo tomado en consideración sus intereses de seguridad nacional, ha decidido que la acogida de los refugiados llegue a su fin", ha declarado Karanja Kibicho, secretario de Kenia para el Ministerio de asuntos exteriores.

Campo de refugiados de Dadaab.

Según el Gobierno, mantener abiertos los campos supone correr un grave riesgo en cuanto a la influencia de grupos terroristas como Al-Shabaab.

Sin embargo, para los solicitantes de asilo somalíes, el mayor grupo de refugiados del país, el cierre de los campos supone una clara sentencia y un nuevo comienzo: la necesidad de volver a encontrar un refugio donde poder habitar de forma segura después de haber huido de la guerra de su país, que dura ya más de un cuarto de siglo.

Los grupos pro derechos humanos han criticado la decisión expresando su preocupación por los cientos de miles de refugiados cuyas vidas pueden volver a ponerse en peligro. El problema humanitario derivado de estos cierres podría ser tremendo y el Gobierno keniata, consciente del peligro, ha preferido delegar toda la responsabilidad en la comunidad internacional.

Refugiados somalíes en Kenia.

"El Gobierno de Kenia reconoce que la decisión tendrá un efecto adverso sobre la vida de los refugiados, por tanto la comunidad internacional debe tomar colectivamente las responsabilidades que se derivarán de esta acción", ha asegurado Kibicho.

No obstante, según Human Rights Watch, no existe "ninguna evidencia creíble" de la relación que establece Kenia entre los refugiados somalíes y los ataques terroristas.

"Esta decisión imprudente tomada por el Gobierno de Kenia, es una abdicación de su deber de proteger a los vulnerables y pondrá miles de vidas en peligro", ha declarado Muthoni Wanyeki, director regional de Amnistía Internacional en el este de África.

La suma de este cierre de campos a la crisis europea de refugiados evidencia un problema global de asilo en el que los que son obligados a huir de sus hogares por las guerras, encuentran un panorama de rechazo y puertas cerradas en los demás países.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar