PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Kenia se expresa a favor de abolir los exámenes anales forzosos a posibles homosexuales

H

 

Una práctica humillante pseudo-médica del siglo XIX podría tener sus días contados en el país africano

PlayGround

05 Mayo 2016 12:25

Inspeccionar el ano de un hombre para saber si es homosexual. Definitivamente, en esa premisa hay algo que no funciona bien. Primero, la creencia de que un examen anal pueda determinar la homosexualidad. Segundo, forzar a un hombre a una práctica tremendamente humillante y segregacionista.

Sin embargo, estos exámenes se siguen practicando en 8 países del mundo. Uno de ellos, Kenia, ha dado un paso adelante para abolir de una vez por todas estas prácticas degradantes.


Los exámenes anales forzosos datan del siglo XIX, cuando las autoridades intentaban determinar si un hombre sospechoso de homosexualidad había mantenido sexo anal o no


Los exámenes anales son una práctica heredada del siglo XIX, cuando las autoridades intentaban determinar si un hombre sospechoso de homosexualidad había mantenido sexo anal o no. Los médicos examinaban la forma y el tamaño del ano, lo que supuestamente les revelaría indicios de la vida sexual del paciente. Sin embargo, estos exámenes hace tiempo que han sido rechazados por la comunidad médica. Solo son capaces de mostrar evidencias cuando se ha producido un trauma extremo reciente, como en los casos de violación.

Lo que está claro, es que la prueba se realiza de forma que pueda producir la mayor humillación sobre el paciente. El hombre es obligado a agacharse o poner sus piernas en una silla con estribos y es penetrado a la fuerza por el dedo o dedos del médico o por una sonda.


El hombre es obligado a agacharse o poner sus piernas en una silla con estribos y es penetrado a la fuerza por el dedo del médico o por una sonda


Estos exámenes tratan más de humillación y dominación que de ciencia. De hecho, los exámenes anales obligatorios "equivalen a tortura" según las Naciones Unidas. Además, tales exámenes violan la Convención contra la Tortura, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, la Convención Africana de Derechos Humanos, convenios internacionales que Kenia ha ratificado.

Por eso, dos hombres kenianos han demandado al gobierno por haber sido sometidos a exámenes anales forzados en febrero de 2015. Los médicos del hospital de Mombasa además los sometieron a análisis sanguíneos y pruebas de VIH.

La demanda presentada alega que estos exámenes violarían la propia Constitución de Kenia que reconoce los derechos a la igualdad, la dignidad humana y la privacidad de todos los ciudadanos.

De momento, la decisión del tribunal no es concluyente, pero la corte ha señalado que los días de esta abusiva práctica están contados.


Tales exámenes violan la Convención contra la Tortura, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, la Convención Africana de Derechos Humanos y Derechos de todos los pueblos los cuales Kenia ha ratificado


Además de Kenia, estos exámenes son practicados en Camerún, Líbano, Uganda, Egipto, Túnez, Zambia y Turkmenistán. Y esto son solo los países que tienen casos documentados.

Aún no sabemos si finalmente Kenia abolirá esta práctica pseudo-médica que sin duda criminaliza al colectivo gay, pero lo que sí está claro es que la demanda de estos dos hombres y la actuación de sus abogados han creado una coyuntura perfecta para conseguirlo.

share