PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Kate del Castillo narra por primera vez cómo fue su encuentro con El Chapo

H

 

La actriz Kate del Castillo revela nuevos detalles de su encuentro clandestino con El Chapo Guzmán en un artículo de su puño y letra

silvia laboreo

14 Marzo 2016 15:37

Era 9 de enero de 2012. La actriz mexicana Kate del Castillo volvía a su casa en Los Ángeles tras unas vacaciones familiares en el Caribe, con la cabeza repleta de pensamientos y preguntas sin respuesta.

Tras 14 años viviendo fuera de México, la actriz se preguntaba qué podía hacer para ayudar a su país y dónde habían fallado los mexicanos. Apuró su copa de vino, encendió el ordenador y abrió Twitter. Era la hora de comenzar a responder todas esas preguntas.

“Señor Chapo, ¿no estaría padre que empezara a traficar con el bien? Anímese Don, sería usted el héroe de héroes, trafiquemos con amor, usted sabe cómo”

Tras dirigirse con ese tuit a Joaquín Guzmán Loera, más conocido como El Chapo Guzmán, Kate del Castillo se fue a dormir.

Así comienza el relato de la historia secreta de la actriz mexicana Kate del Castillo y uno de los mayores narcotraficantes de México y del mundo, el jefe del Cártel de Sinaloa, El Chapo Guzmán. Ahora, Kate rompe su silencio y cuenta los detalles de la relación que le unía al traficante en un relato de su puño y letra para la revista Proceso.



Más parecido al argumento de una de las telenovelas que protagoniza que al encuentro clandestino con el responsable de una organización criminal a quienes algunos responsabilizan de la muerte de entre 2.000 y 3.000 personas, la actriz mexicana desgrana, no sin cierta nostalgia, los meses en los que fue, más que nunca, la Reina del Sur.

“Lo que sucedió al día siguiente de mandar ese tuit y durante algunos meses más fue entre desastroso, vulgar y maravilloso”, cuenta Kate. La Chapocarta —como fue denominado el tuit— hizo que la actriz tuviera que luchar contra todos aquellos que le decían que hacía un flaco favor a la lucha contra el narcotráfico, en un país donde este golpea con tanta fuerza.



El famoso tuit quedó en el olvido hasta que en 2015, tres años más tarde, Kate recibe un correo electrónico. Los abogados del líder del Cártel de Sinaloa contaban con ella. “Mi corazón se paró por unos segundos antes de empezar a batir a una velocidad increíble. Creo que de hecho tuve un mini-infarto. Empecé a sudar, palidecí, mis manos temblaban”.

Del correo pasaron a una reunión en Toluca donde los esbirros del Chapo le propusieron que contara la historia del narco. “El señor Guzmán rehusó darle los derechos a todos… excepto a mí. ¡¿A mí?! Darme los derechos de su vida… ¡¿A mí?! ¿Por qué yo?, les pregunté. ‘Porque la admira, la respeta y confía en usted plenamente. Le tiene respeto porque usted habla la verdad, no se anda con poses, por ese tuit donde a él lo menciona, porque es valiente y porque quiere que actúe en su película, ya que le gustó mucho su trabajo en La Reina del Sur”, escribe, no sin cierto orgullo.



Pero Kate tenía un nombre, una familia, no quería hacer una comedia romántica sobre la vida del Chapo. Quería contar la historia del hombre al que Estados Unidos había decretado enemigo público número uno. Finalmente, el trato se cerró y Kate volvió a EEUU.

El 11 de julio de 2015 los planes cinematográficos parecen tambalearse. El Chapo se ha fugado por segunda vez. Sin embargo, el señor sigue contando con la actriz. Eso hace que organicen una reunión clandestina con el Chapo en la que participa el actor Sean Penn y dos productores de su confianza.


“Tenía en mis hombros un peso gigante. Estaríamos visitando al prófugo número uno, gracias a la confianza que depositó en mí. ¡¡¡Qué presión tan cabrona!!!”


Kate se lleva a la reunión su particular “pack de bienvenida”, compuesto por su película La misma Luna, 21 gramos, un tequila, su libro Tuya y un poemario de Jaime Sabines. ¿Por qué? Ni ella misma lo sabe. Tras una travesía en avioneta y muchas horas de camino, los cuatro miembros de la expedición se encuentran cara a cara con El Chapo.

Cena mexicana, tequilas, fotos y larga conversación. Todo normal si no fuera porque entre los invitados se encontraba la persona que se había escapado dos veces de un penal de máxima seguridad. El Chapo Guzman, el capo de la droga más buscado de México.

La velada acabó con un encuentro íntimo entre Kate y El Chapo. “Caminamos por un pasillo, él me tomó del brazo. El corazón me latía a una velocidad que no sabía que era posible”, recuerda emocionada Kate.



La actriz le pide solo una cosa al Chapo. “Amigo, no se te olvide lo que te pedí en mi tuit, tú puedes hacer el bien, eres un hombre poderoso”. La escena era más propia de una narcoserie —se llaman así a las telenovelas relacionadas con el narcotráfico— que de la vida real.

Kate prosigue su relato. “Su mirada, que no me había quitado de encima, se clavó aún más en la mía. Mini-infarto, me quería morir. Segundos que parecieron eternos, hasta que me contestó: ‘Amiga, tienes una gran corazón, eso me parece muy bien’. Yo seguía temblando por dentro, su mano en mi brazo me sirvió para no desvanecerme”.

“Me abrazó y se fue”. Buenas noches, fundido al negro.

“La verdadera pesadilla la viví después del viaje”, escribe la actriz. Kate se refiere a la detención del Chapo y a los rumores sobre su relación con él. Ahora, el narcotraficante ha emprendido una campaña para mejorar sus condiciones en prisión y Kate del Castillo concede una entrevista al New Yorker. Cada uno juega sus cartas en esta telenovela, a su manera.

¿Cuál será el siguiente capítulo de la narcoserie más famosa del momento?


[Vía Proceso, New Yorker]



share