Actualidad

“El juez que me imputa tiene un pasado franquista y una nostalgia por la dictadura”

Joan Coma, regidor de Capgirem Vic, es el primer cargo público imputado por incitación a la sedición

1. LOS HECHOS. UNA NUEVA FASE DEL PROCÉS

"Romperemos los huevos para hacer la tortilla".

El pasado 9 de diciembre, Joan Coma Roura, regidor de Capgirem Vic (CUP) acabó su intervención en el pleno municipal con esa frase. Minutos antes, había llamado a dejar de "supeditar las decisiones de nuestras instituciones a las decisiones de las instituciones españolas" y había expresado que el Tribunal Constitucional carece de "legitimidad y competencia".

VER TAMBIÉN: "Del zapatismo urbano a una excitante incerteza: un encuentro con la CUP. Entrevista con Anna Gabriel"

La semana pasada, la Audiencia Nacional confirmó la tramitación de su imputación por un delito de incitación a la sedición, convirtiéndose en el primer cargo público español en estar formalmente bajo una acusación para la que el Código Penal preve un castigo de entre dos y ocho años

Joan Coma es el primer cargo público imputado por incitación a la sedición, un delito penado con hasta ocho años de cárcel

Coma fue ayer mismo al juzgado de Vic a recoger la imputación. Aún no tiene fecha para declarar en Madrid. " Estoy relativamente tranquilo ", dice a PlayGround.

El regidor enmarca su caso dentro de una nueva fase del Procés. "Es el principio de una campaña de represión antidemocrática que no acabará aquí, porque lo que yo he dicho lo han dicho, como mínimo, los 382 regidores que la CUP tiene en Catalunya".

Es el principio de una campaña de represión que no acabará en mi caso

2. ANGLADA Y EL JUEZ DE LOS TITIRITEROS

Se da la circunstancia de que quien primero denunció las palabras de Coma fuera del consistorio fue el ultraderechista Josep Anglada, de Plataforma Vigatana. Y quien ha imputado al cupaire ha sido el juez Ismael Moreno, el magistrado más veterano de la Audiencia Nacional, que inició su carrera como policía hacia el final del franquismo, de quien se ha dicho que es "uno de los preferidos de la policía" y también responsable del encarcelamiento de los titiriteros el pasado febrero.

"Hay una complicidad total, el juez que me imputa tiene lo mismo que Anglada: un pasado franquista y un presente de nostalgia por aquella dictadura. Ellos querrían volver a aquellos tiempos tan cómodos para ellos", dice Coma.

No obstante, para el regidor de Capgirem Vic se trata de una buena oportunidad de que en su ciudad, la capital de 40.000 habitantes de la comarca de Osona, "las fuerzas democráticas creemos un cordón sanitario en torno a Anglada que impida normalizar lo que él significa: fascismo, racismo, misoginia y homofobia".

El juez que me imputa y Josep Anglada comparten nostalgia por la dictadura franquista

3. LA PELOTA EN EL TEJADO DE JUNTS PEL SÍ

La nueva fase abierta afecta también a las relaciones CUP-Junts Pel Sí. Las polémicas palabras de Coma se enmarcan en la declaración soberanista que ambos partidos aprobaron en el Parlament el 11 de noviembre pasado.

"Aquella declaración no era solo de la CUP", recuerda Coma.

Con los Mossos d'Esquadra tramitando los requerimientos de la Audiencia Nacional, la pelota parece estar ahora en el tejado de JxSí. " Le pedimos a la Generalitat que no colabore con organismos que no se comportan de manera democrática", dice.

Le pedimos a la Generalitat que no colabore con organismos que no se comportan de manera democrática

"No le pedimos peras al olmo, solo que JxSí haga caso a lo que ha votado, una declaración que entre otras cosas no reconoce a los tribunales españoles. Queremos cumplir los compromisos que tenemos con la gente. A JxSí le pedimos lo mismo", concluye.

4. PRESSING CUP, CUPOFÒBIA Y ¿SENSE POR?

Desde la perspectiva de las CUP, tres expresiones pueden definir mediáticamente el primer trimestre de 2016 para ellos: Pressing CUP, CUPofòbia y Sense por (Sin miedo).

Primero, sectores afines al partido dejaron entrever que existía una cierta presión mediática y política sobre su decisión de investir o no a Artur Mas o Carles Puigdemont. Después, ha sido el propio regidor barcelonés de la CUP Josep Garganté quien ha acuñado el término CUPofòbia para describir el desencuentro de las instituciones con su partido, en este caso el ayuntamiento de Barcelona.

Pero, ¿es la CUP victimista?

Coma responde: "Yo creo que es normal sentirnos "atacados" en la esfera ideológica porque nosotros también "atacamos". Pero aquí la paradoja es que recibamos presión por intentar cumplir lo que dijimos en campaña, mientras que otros que no lo hacen no reciban esa presión. Nosotros giramos la tortilla: si se nos presiona, es buena señal".

Tres expresiones definirían mediáticamente el primer trimestre de 2016 para la CUP: Pressing CUP, CUPofòbia y Sense por (Sin miedo)

Desliza que cuando los medios han tratado de manera dócil a la CUP ha sido "cuando han podido usarla contra otra fuerza política", en referencia a la legislatura pasada contra el gobierno de Mas. "Nosotros somos igual de buenos o de malos que hace 3 años", subraya.

"Tenemos que hacer todos los esfuerzos posibles por explicar la CUP bien, pero también ser conscientes de que no tenemos la hegemonía de los medios de comunicación. El discurso que acaba llegando es el de los medios que tienen más audiencia, y ese discurso no coincide con el de la CUP".

Tenemos que hacer esfuerzos por explicar la CUP bien, pero también hay que ser consciente de que no tenemos la hegemonía de los medios de comunicación

Este mismo domingo la CUP presentará su campaña Sense por en el lugar más emblemático del independentismo catalán, el Fossar de les Moreres, la fosa común de los caídos en la defensa de Barcelona ante Felipe V en 1714, donde, según reza su inscripción, "no se entierra a ningún traidor".

"No tenemos miedo. Afrontaremos cualquier embestida del Estado español y su demofobia", advierte el regidor de Vic.

5. TORTILLA SIN MIEDO

No hay miedo, pero tampoco hay certezas. Coma, y toda la CUP, lo sabe: "Nada será gratis. Todo cambio a mejor implica un sacrificio, un riesgo. Si basamos nuestras perspectivas políticas en el miedo, no nos habríamos librado nunca de ningún poder".

Para hacer una tortilla, es cierto, hace falta romper más de un huevo. Pero, ¿qué pasa con quien no ha pedido tortilla?

"Es que hay muchas tortillas. Una es la de la independencia, pero también está la tortilla social. Y si queremos vivir en un mundo mejor, de una manera u otra tendremos que acabar haciendo la tortilla", resuelve Coma.

Hay muchas tortillas. Una es la independencia, pero también está la tortilla social

Pero la sombra del Código Penal vuelve a planear sobre las metáforas. "¿Miedo? Tengo dos hijos y ninguna gana de hacérselo pasar mal. Pero miedo no tengo. Al contrario, tengo suerte", explica Coma.

"Tengo compañeros de movimiento, colectivos en viviendas ocupadas, personas migrantes sin derechos o adolescentes de 17 años que no pueden expresar libremente su sexualidad. Todos ellos sufren la represión cotidiana y silenciosa. A su lado, yo no tengo derecho a tener miedo", finaliza.

https://twitter.com/lilyslynch/status/715484398779392002

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar