PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

¿Por qué nadie cree a una actriz porno cuando denuncia una violación?

H

 

Después de que el pasado sábado la actriz porno Stoya acusara a James Deen de violación, las redes sociales y la prensa se han vuelto un campo de batalla

Helena Moreno Mata

01 Diciembre 2015 19:00

El pasado sábado la actriz Stoya sorprendía en Twitter cuando anunciaba que fue violada por su expareja, el también actor porno James Deen. Poco después, surgía el hashtag #SolidarityWithStoya para apoyar a la actriz. Y junto a ello, una nube de comentarios han hecho retumbar las redes.

Stoya desató la polémica cuando escribió dos tuits en su cuenta: "Ese momento en el que entras a Internet y ves a la gente idolatrando al tipo que te violó como feminista. Eso apesta".

Aunque en esa afirmación la actriz ya dejaba clara su posición, fue en otro tuit donde detalla lo que ocurrió realmente: "James Deen me sujetó y tuvo sexo conmigo cuando le dije que No, que se detuviera. No puedo asentir y sonreír cuando la gente lo menciona."

Está claro que la conciencia acerca de este tipo de sucesos está más viva que nunca. Prueba de ello son las declaraciones de algunas exparejas de Deen, quienes han querido pronunciarse en defensa de Stoya.



Me sujetó y tuvo sexo conmigo cuando le dije que No



“Tienes mi apoyo, Stoya. Estoy aquí para ti”, decía la actriz porno Johanna Angel, quien también escribió otro tuit aún más serio: “Está muerto [Deen] por dentro y muerto para mí. Es literalmente la peor persona que he conocido jamás. Así que lo diré: #solidaritywithstoya”.

Christy Mack. Escribía: “lamento lo ocurrido. Gracias por contar tu experiencia”.

Por su parte, Kayden Kross, aunque de manera más breve, también se solidarizaba con ella mediante un “Apoyo a Stoya”.

Pero no sólo los comentarios de mujeres que estuvieron con Deen han sorprendido por el apoyo ofrecido; también revistas como Canino, el colectivo Girly Pants o el portal The Frisky han querido dar soporte a la actriz mediante sus tuits.

Este último publicaba artículos escritos por Deen; su editora, Amelia McDonell-Parry aseguraba que no contaría más con su participación en el medio, y declaraba: 

“No necesito que Stoya o ninguna mujer pruebe que ha sido violada para que yo le crea. A las mujeres que admiten que han sido víctimas de violación a menudo no les creen. Esto es especialmente cierto para mujeres que trabajan en la industria del sexo, y muchas personas a menudo se preguntan si estas mujeres pueden ser violadas”

También Erika Moen, autora del webcómic erótico Oh Joy Sex Toys dejará de contar con el actor, ya que ha eliminado sus acuerdos comerciales de publicidad con la productora de Deen.


El mundo del porno y de la cultura está empezando a cerrarse contra James Deen



Pero ninguno de esos proyectos profesionales parecieron incidir sobre la determinación con la que Deen trataba el tema y se defendía en Twitter: “Ha habido algunas acusaciones atroces en mi contra en una red social. Quiero asegurarle a mis amigos, fans y colegas que estos alegatos son falsos y difamatorios”.

También añadió: “Respeto a las mujeres y conozco los limites tanto profesionales como privados”.




Sin embargo, no es la primera vez que James Deen es acusado de algo así. En 2011, la actriz porno Tori Lux contó que fue violada por él cuando rodaron juntos una película.

En el escrito que hizo relatando lo sucedido, Lux explica que no lo explicó antes porque la policía actúa con menos determinación cuando el abuso se da en la industria pornográfica. También añadió que en esta las trabajadoras sexuales exponen su cuerpo al peligro y que por ello no pueden ser violadas.


El caso de Stoya no es el único, ya que en 2011 otra exnovia de Deen declaró que también la había violado



"En junio de 2011, durante la filmación de una cinta porno, fui abusada por James Deen. Me puse de pie, desorientada, con dolor de mandíbula, y antes de que pudiera reponerme, me agarró por el pelo. Algunas personas me han preguntado por qué no llamé a la Policía tan pronto como sucedió. La razón de esto se debe a que, históricamente, la gente tiende a actuar a partir de la suposición de que las trabajadoras sexuales se han puesto en peligro, y por lo tanto, no pueden ser violadas, lo cual es incorrecto."

Aunque todavía quedan varios frentes abiertos en el caso, son algunas las cuestiones que se plantenan:

¿Puede omitirse un presunto caso de violación porque la víctima sea una actriz porno?, ¿debería Stoya haberlo contado antes puesto que fueron pareja entre 2013 y 2014?, ¿sería capaz James Deen de desmentir algo que es cierto? ¿Cómo afectará a las carreras de estas estrellas del porno?

Lo que está claro es que con el altercado se ha abierto nuevamente el debate de si ante un caso así la víctima tiene o no que denunciar, expresar lo ocurrido en público, o bien resignarse y dejar que el tiempo dé la razón a quien la tenga.




share