PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

De cómo una huelga dinamitó el proyecto de una major league de origen vasco en USA

H

 

Fútbol americano, baloncesto, béisbol, hockey sobre hielo y... ¿cesta punta?

Ignacio Pato

10 Febrero 2016 06:00

Jai Alai, pronúnciese Hi-Li en inglés, decía la prensa estadounidense cuando anunciaba una velada del "deporte más rápido del mundo" en Miami.



Corrían los años 30, pero la cesta punta había llegado a principios de siglo a EEUU. Esta variante decimonónica de la pelota vasca había hecho de Florida su principal hogar al otro lado del charco.

Por lo que aún no había pasado el deporte es por el frustrado intento de hacer de él una major league americana al estilo de la NFL, NBA, MLB y NHL. Una no muy conocida historia que cuenta el documental Jai Alai Blues, de estreno esta semana en el Zinemaldia de Barcelona.

Loading the player...



Aunque allí ya se jugaba de manera habitual al Jai Alai —fiesta alegre en euskera, el juego de pelota con cesta de mimbre en frontón largo—, la industria del entetenimiento norteamericano trató de meterle el turbo en los 70.

Todo comenzó con la llegada de ojeadores a Euskadi. Así fue como varios de los mejores pelotaris cambiaron de continente. La premisa era clara y quedó incluso reflejada en la prensa de la época: la cesta punta, deporte de apuestas, era más dramático y duraba más que las carreras de perros o caballos



La empresa World Jai Alai tenía un plan: traer los mejores jugadores, abrir frontones, publicitarlo al máximo y construir en torno a la cesta punta una liga al estilo de los deportes que proporcionaban unos beneficios comerciales y económicos cada vez más grandes. Todo ello combinado con el negocio de las apuestas.

Y funcionó.



Con epicentro en Miami, el Jai Alai despegó. En torno a la temporada 1975-76 hubo veladas con más de 10.000 espectadores, llegando a un récord de asistencia de 15.000 en una noche.

Si no había asientos, la gente se quedaba de pie. Se vestían elegantes, charlaban, cenaban, apostaban. Pero sobre todo, vibraban con un deporte de origen rural que cumplía con creces el requisito de ofrecer showtime.

Sin embargo, faltaban por llegar al frontón dos protagonistas: la mafia por un lado y la reivindicación de derechos laborales no iban a contentarse con ser meros espectadores del partido.



Como sangre para tiburones, así fue el éxito de la cesta punta para la mafia y los cada vez más fuertes cárteles de la droga en la Florida de finales de los 70. Ambos se infiltraron hasta la médula en el frontón de Miami e incluso en la gerencia de la empresa World Jai Alai. La cesta punta se convirtió en una gran lavadora de dinero negro.

Con personajes como el exagente del FBI Paul Rico en la vicepresidencia de World Jai Alai, Roger Wheeler llegó a la presidencia de la empresa en 1977, tras morir dos de sus competidores en extrañas circunstancias.

En 1981, Roger Wheeler fue asesinado por varios de sus empleados. El jefe había descubierto una trama mafiosa en la que estos estaban involucrados. Paul Rico, encargado de la seguridad, fue acusado de ser el autor intelectual del crimen.

A principios de los 80, la fama del Jai Alai descendía progresivamente, aunque seguía viniendo público a los partidos de Miami. Su notoriedad quedó reflejada en la cultura pop (antes incluso de aparecer en Los Simpson) en la cortinilla de la serie Miami Vice.

Loading the player...



Sin embargo, serían los abusos patronales los que acabarían con definitivamente con el sueño de montar una superliga americana de cesta-punta. En abril de 1988, los jugadores comenzaron una huelga histórica.

Se quejaban de no poder disponer de pensiones, agentes o facilidades para negociar sus contratos. Denunciaban prácticas desleales de los directivos. También reivindicaban un sindicato propio. World Jai Alai trató de sabotear el paro introduciendo jugadores de peor calidad, pero los convocantes se mantuvieron firmes.



Hicieron huelga...

... durante 2 años y medio.

La más larga de la historia del deporte profesional norteamericano.

A la vuelta nada fue igual. El Jai Alai había quedado herido de muerte por la ambición empresarial.

Durante la huelga, Florida había recibido a sus dos nuevas franquicias NBA, Miami Heat y Orlando Magic, estrechando el espacio de ocio deportivo. A su vez, los casinos, con su progresiva pérdida de elitismo, iban absorbiendo apostadores de clases medias

Los mismos espectadores que una vez vibraron con lo que llamaban Hi-Li. Esos que asistían boquiabiertos a un despliegue de garra que la industria estadounidense no supo domesticar.


share