PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Ultras rivales a muerte... unidos por un parque público

H

 

'Istanbul United' es el ejemplo de algo impensable: la unión política entre ultras de los 3 equipos de la ciudad

Ignacio Pato

05 Marzo 2015 06:00

Ultra, extremista, loco, fanático, violento. Un peligro.

Y es cierto: en lugares donde no se puede levantar la voz contra un régimen autoritario, un estadio de fútbol puede convertirse en un oasis de libertad. O sea, en un peligro. Especialmente para ese régimen.

Lo sabe bien Recep Tayyip Erdo?an, el presidente turco, que en mayo de 2013 consiguió algo involuntario e impensable: unir a los seguidores más radicales de los 3 equipos de Estambul, hasta entonces rivales a muerte. Había nacido Istanbul United, un movimiento político-deportivo cuyo papel en aquellas protestas analiza el documental del mismo nombre.

En aquella primavera turca, 50 ecologistas habían intentado detener la destrucción de una de las pocas zonas verdes de Estambul, el parque Gezi. El gobierno de Erdo?an planeaba la construcción de un centro comercial allí mismo. El violento desalojo tuvo el efecto contrario al deseado por las autoridades y en los días posteriores la plaza Taksim Gezi fue llenándose de personas, incluidos algunos ultras de Galatasaray (el parque se encuentra en el barrio de Galata) pero también de Be?ikta? y Fenerbahçe, los otros clubes históricos de Estambul. 

De hecho, fueron los Çarsi, el grupo radical de izquierdas del Be?ikta?, los ultras que primero llegaron a Gezi. Algunos de sus miembros fueron quienes consiguieron el control de una de las excavadoras de la plaza, convirtiendo esta imagen en un símbolo de la protesta que un año más tarde veríamos en la defensa del centro social Can Vies en el barrio barcelonés de Sants. Entre la llegada de Çarsi a Gezi y la excavadora expropiada, un comunicado sin precedentes apoyando a las protestas era firmado por UltrAslan del Galatasaray, el grupo Vamos Bien del Fenerbahce y los propios Çarsi. Animaban a sus integrantes a participar en las manifestaciones.

La muerte de Burak Yildirim, un joven aficionado del Fenerbahçe de 20 años, a manos de ultras del Galatasaray en un derbi hacía sólo 2 semanas incrementa el factor asombro de esta unión. Pero quien tenía que temer en el parque Gezi no era nadie con camisetas de fútbol, sino el gobierno. Como recuerda alguno de los propios manifestantes, cuando los grupos de ultras entraban a Gezi, la gente enloquecía.

Era lo nunca visto: los ultras habían ganado respetabilidad política. El resto de manifestantes podía confiar en ellos. Los gases lacrimógenos, sprays pimienta, porras y cañones de agua corrían a cargo de la policía turca.

Dos semanas más tarde, Gezi fue desalojado. Fueron días de víctimas mortales, heridos y detenidos, pero también de victorias. El gobierno detuvo su intención de construir el centro comercial y la protesta significó el fin del miedo para toda una generación de turcos crecidos bajo el autoritarismo de un régimen que tiene como obsesión la entrada en la UE. A las feministas, sindicalistas, ecologistas, LGTB, nacionalistas kemalistas turcos y kurdos se les habían unido los jóvenes ultras de Estambul.

La amalgama de colores de los 3 equipos queda como un testimonio gráfico de aquellos días. El amarillo y rojo del Galatasaray, el blanquinegro del Be?ikta? y el azul y amarillo del Fenerbahce.

Los ultras más fieros de Europa. Matándose durante décadas. Unidos por el verde de un parque público.

Istanbul United se proyecta el domingo 15 de marzo dentro del Offside Fest de Barcelona.

Algo inimaginable antes de Gezi

Este era el aspecto de la plaza Taksim Gezi durante las protestas

Gezi bajo control

Çarsi colgó una gran pancarta de su fundador en el centro cultural Atatürk de la plaza Taksim Gezi

Bufandas con el lema Diren Gezi (Resiste, Gezi). Fútbol y política de la mano

Estambul, siglo XXI

El gobierno turco desalojó la plaza a golpe, entre otras herramientas, de gas lacrimógeno


¿Existen los ultras buenos? Sí, y querrás tenerlos de tu lado



Be?ikta?

share