PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

En Islandia saben cómo hacer que los adolescentes dejen las drogas y el alcohol

H

 

Del 42% de chavales de entre 15 y 16 años que bebían en 1998 se ha pasado a un 5%

PlayGround

18 Enero 2017 22:17

Hace 20 años, andar por el centro de Reikiavik tenía un cierto tufo a Magaluf adolescente. Uno tenía que sortear durante el paseo a hordas de adolescentes borrachos.

Hoy la cosa es muy diferente porque las autoridades islandesas se han puesto las pilas con el tema más que ningún otro país en el mundo.

Si en 1998 un 42% de los jóvenes de entre 15 y 16 años habían bebido alcohol en los meses previos a la encuesta, en 2016 el número se había desplomado hasta el 5%.

Del 17% que se habían fumado algún porro, ahora se ha pasado al 7%.

Y donde antes un 23% habían fumado tabaco, hoy sólo son un 3%. Lo cuenta un extenso reportaje de Mosaic Science que entrevista a algunos de los responsables de esta transformación radical.

El psicólogo estadounidense Harvey Milkman y el islandés Gudberg Jónsson, con la ayuda de la socióloga Inga Dóra Sigfúsdóttir, emprendieron un proyecto que arrancó en 1992 a partir de un cuestionario con adolescentes de entre 14 y 16 años en relación a sus hábitos con las drogas, el alcohol y el tabaco.

Pensaban que los excesos con las sustancias adictivas tenían que ver con tendencias depresivas o ansiosas.

Y consiguieron ayuda del Estado para que los niños encontraran otras vías para combatir esa angustia.

Hicieron que los padres estuvieran presentes en la relación con el colegio y les insistieron para que pasaran bastante tiempo con los hijos.

Potenciaron el deporte, la música y la actividad extraescolar y se lo brindaron en bandeja a los niños con más tendencia a las sustancias o al crimen juvenil.

Consiguieron que se prohibiera por ley que un menor 16 esté en la calle después de las diez de la noche en invierno y después de las 00h en verano.

Y también prohibieron la publicidad de alcohol y tabaco.

El resultado, aunque señala el reportaje que la causa-efecto no se puede probar, parece haber sido una brutal disminución de esos vicios entre los púberes. Y también el aumento de la actividad deportiva.

El proyecto, que se llamó Youth in Iceland, se está extendiendo por Europa con Youth in Europe, pero lentamente y con -proporcionalmente- muchos menos recursos.

Primero hay que elaborar estudios locales para conocer los hábitos y peculiaridades de cada capital o país.

"Se trata del más intenso y profundo estudio del estrés en las vidas de los adolescentes que he visto en mi vida", dijo Milkman a Mosaic Science. "Estoy impresionado por lo bien que está funcionando".

¿Toque de queda para adolescentes? ¿Prohibición de publicidad de alcohol y drogas? ¿Chorros de inversión pública para el fomento de la actividad deportiva y musical?

Habrá que ver cuántos países tienen el valor y los recursos para copiar a los avanzados islandeses.





share