Actualidad

Irlanda, primer país del mundo que elimina la financiación pública de los combustibles fósiles

El Parlamento aprueba un proyecto de ley para dejar de destinar 8.000 millones de euros a ese sector. Sus razones son éticas

Irlanda le ha dado la espalda a la industria de los combustibles fósiles. El Parlamento del país ha aprobado cortar la inversión pública en los sectores del carbón, el petróleo y el gas para terminar con un modelo de energías que ensucian el planeta.

"Este principio de financiamiento ético es un señal para estas corporaciones globales de que su manipulación continua de la ciencia del clima, la negación de la existencia del cambio climático y sus polémicas prácticas de presión a los políticos de todo el mundo ya no son toleradas. No podemos aceptar sus acciones mientras millones de pobres en las naciones subdesarrolladas soportan el peso de las fuerzas del cambio climático mientras padecen la hambruna, se ven forzados a emigraciones masivas y sufren disturbios civiles como resultado", expresaba el diputado Thomas Pringle, impulsor de la medida.

El proyecto de ley aprobado —pendiente de ser ratificado para entrar en vigor— supone la desinversión del sector de las combustibles fósiles de 8.000 millones del Fondo de Inversión Estratégica de Irlanda. La nueva normativa también prohibe la inversión en compañías de combustibles fósiles en el futuro.

Aunque todavía se desconoce el uso que se le dará a ese dinero público que quedará disponible, todo apunta a que Irlanda reforzará su apuesta por las energías limpias y sostenibles.

"El sistema político irlandés está finalmente reconociendo lo que la abrumadora mayoría de la gente ya sabe: que para tener una oportunidad de luchar contra el catastrófico cambio climático, debemos eliminar los combustibles fósiles y detener el crecimiento de la industria que está impulsando esta crisis", declaraba Éamonn Meehan, director ejecutivo de Trócaire, organización católica que lucha por reducir la pobreza.

En 2015, Noruega ya decidió retirar su inversión de 7.400 millones de euros a la industria del carbón, pero mantuvo los fondos a otras corporaciones. Irlanda sería la primera nación que dejaría de destinar dinero público a financiar la extracción y tratamiento de combustibles fósiles y podría ser el ejemplo para que más países se sumaran. El próximo paso que se plantea es examinar sus vínculos con el fracking, el controvertido proceso para extraer gas y petróleo del subsuelo.

[Vía Science Alert]

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar