Actualidad

Dos toneladas de ayuda a refugiados amanecen calcinadas en Mérida

Es el tercer ataque xenófobo que recibe el Campamento Dignidad de la ciudad extremeña en dos semanas

"Me llamó la policía a las 4 de la mañana diciendo que el local está ardiendo", dice Paco González, portavoz de Campamento Dignidad de Mérida, sobre lo ocurrido en la madrugada del lunes al martes pasado.

Más de 2.000 kilos de ropa, calzado y mantas han amanecido totalmente carbonizados tras producirse un incendio en el almacén en el que aguardaban su envío al campo de refugiados en Calais (Francia).

"No tenemos luz, no tenemos ni camping gas. Ha sido totalmente intencionado", denuncia González. Es el tercer ataque, tras dos robos seguidos, que han recibido en dos semanas.

El caso ya está en manos de la policía. "Mérida no es muy grande. Aquí nos conocemos todos", dice el portavoz del campamento, confiando en una rápida identificación de los culpables.

Con el local todavía caliente por el incendio y las paredes ensuciadas con pintadas como 'Fuck ISIS' y 'Puta Badajoz' rematadas con símbolos neonazis, González evita por el momento valorar un incremento de la presencia de extrema derecha en Mérida. 

Prefiere centrarse en la solidaridad del pueblo extremeño que su colectivo está canalizando. La semana pasada, Campamento Dignidad ya hizo llegar a Calais un cargamento de ayuda.

González se deshace en elogios para " la solidaridad que estamos recibiendo de punta a punta de Extremadura, desde todos los rincones. Es muy gratificante". Esta vez, ante la avalancha de ropa recogida, estaban a la espera de conseguir un container para hacerla llegar por barco hasta el norte de Francia.

Esas dos toneladas de productos de primera necesidad donadas por familias extremeñas son las que han sido ahora víctimas de un ataque con claros visos xenófobos.

 

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar