PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Disco Ibiza en los 80: así se gestó el paraíso de la fiesta en la isla del placer

H

 

Una exposición en el ICA de Londres nos devuelve aquellas noches ibicencas interminables

Ignacio Pato

29 Diciembre 2014 13:35

Cuando New Order grabaron parte de su disco Technique en Ibiza, no eligieron el lugar al azar. La isla se había convertido a esas alturas, en 1989, en el lugar no ya de moda, sino en la Meca del hedonismo, el destino elegido y casi obligado cuando de celebrar la vida entre música, baile y drogas se trataba. El synth-pop emocional del entonces mítico cuarteto de Manchester era ya un superventas con canciones como Bizarre Love Triangle o el imponente himno Blue Monday, y sus estancias en la isla Blanca fueron un paso de lo más natural.

Para entonces, ya se había producido el 'segundo verano del amor' en Gran Bretaña, el del 88. La explosión del matrimonio entre drogas de diseño como el éxtasis y la música acid-house habían generado fiestas en las que el tiempo parecía detenerse. Pero los grupos que ponían banda sonora a esa celebración de la vida conocida como Madchester, como ocurría como los propios New Order o Happy Mondays, sabían de dónde venía parte de todo eso. Los DJ's encargados de poner en marcha los clubes también. De hecho, venían de veranear en Ibiza.

La apacible isla fue lugar de acogida de hippies europeos y españoles en los años 60, antes de forjar su imagen más VIP. Poco a poco la paradisíaca isla fue llenándose de personas ávidas de fiestas más tradicionalmente mercantiles, millonarios con tiempo libre y empresarios hosteleros deseosos de rentabilizarlo. Surgieron las grandes discotecas que cada noche se llenaban de personas por lo general adineradas aunque de mentalidad liberal: Pachá, Es Paradís o Ku.

El ambiente de esta última en 1984 ha sido retratado por la cámara de Derek Ridgers. Hablamos de la discoteca más grande del mundo según el Libro Guinness de los Récords, hoy conocida como Privilege. Por las fiestas de Ku se dice que pasaron Julo Iglesias, Roman Polanski, Jean-Paul Gaultier, Nina Hagen, Mick Jagger o Freddy Mercury, que cantaría en directo con Montserrat Caballé por primera vez el himno pre-olímpico Barcelona allí mismo en 1987.

Las fotografías de Ridgers se exponen ahora mismo como parte de la muestra Ibiza, moments in love que puede visitarse en el Instituto de Arte Contemporáneo londinense. Instantes fugaces de una época que no volverá a repetirse.

Ibiza fue la cara B de la España en pañales de los 80 y origen directo de la explosión del éxtasis y el acid-house en toda Europa

share