PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

La taxonomía secreta que se esconde detrás de los nombres impronunciables de IKEA

H

 

Poäng, Kallax y Färgrik no son designaciones al azar, la firma sueca tiene todo un equipo de 'nombradores oficiales' que eligen la denominación de nuestros muebles de acuerdo a pautas fijadas por el fundador de la empresa. Una pista: la dislexia tiene que ver en esta historia

M.Y.

01 Febrero 2017 06:00

Entrar a una de sus naves-tienda es como entrar en un lugar en tierra de nadie lleno de peculiaridades. El mundo de IKEA está compuesto por el olor a formaldehído del pegamento y del serrín, los perritos calientes a un euro, los botes de arenque y los nombres impronunciables que forman parte de la geografía de la tienda.

Desde el pasillo de los Poäng, hasta el ejército de Kallax blancas, todo el que amuebla su casa mirando el catálogo de IKEA sabe que duerme entre las flores de Ljusöga, se mira todas las mañanas en Ronglan y desayuna sus cereales en cuencos Färgrik. Pero lo que pocos saben es el verdadero significado de todas esas palabras y la taxonomía secreta que se esconde detrás de cada uno de los nombres de la firma sueca.

Hace pocos días, en una exhibición de productos celebrada en Nueva York, el diseñador de IKEA Jon Karlsson desveló que la compañía cuenta con todo un equipo de "nombradores oficiales" de productos, gente dedicada a buscar la mejor denominación para cada objeto a partir de una base de datos compuesta por palabras suecas. Esas palabras pueden ser desde nombres propios de personas hasta nombres de lagos, islas, bosques, plantas y hongos que crecen en Suecia.

Eso quizás ya lo supieras. Pero lo que probablemente no sepas es que esos "nombradores" trabajan de acuerdo a unas pautas ideadas por el propio fundador de IKEA, Ingvar Kamprad, como un método para poder recordar con más facilidad sus propios productos.

Por lo visto, Kamprad padece dislexia. Le resultaba prácticamente imposible recordar los códigos numéricos que en un principio designaban los diferentes modelos de muebles que ofertaban. Así que el hombre salió con una idea: asignar a cada producto un nombre que le pudiera resultar familiar, que le fuera fácil de recordar, como el nombre de un río de su país, o de un árbol, o una flor, o incluso expresiones de argot en sueco.

Cada categoría de productos debía ser designada con nombres de un mismo grupo.


Hace pocos días, en una exhibición de productos celebrada en Nueva York, el diseñador de IKEA Jon Karlsson desveló que la compañía cuenta con todo un equipo de nombradores de productos oficiales que designan nombres a partir de una base de datos compuesta por palabras suecas.


Con el tiempo, el catálogo de productos de la marca fue creciendo (a día de hoy, son más de 12.000 referencias) y con ellos la base de datos de nombres suecos. Pero aún hoy se mantienen aquellas categorías. El sistema funciona así:

- Los artículos de baño: nombres de lagos suecos y masas de agua.

- Textiles de cama: flores y plantas.

- Camas, armarios y muebles de salón: nombres de parajes noruegos.

- Librerías: nombres propios masculinos o profesiones.

- Cuencos, jarrones, candelabros y velas: topónimos suecos, adjetivos, especias, hierbas, frutas y bayas.

- Cajas, decoración de pared, cuadros, marcos y relojes: nombres de lugares suecos y expresiones de argot en sueco.

- Productos infantiles: mamíferos, aves.

- Escritorios y sillas: nombres propios masculinos.

- Telas y cortinas: nombres propios femeninos.

- Muebles de jardín: islas escandinavas.

- Accesorios de cocina: peces, setas y adjetivos.

- Iluminación: meses, días, estaciones, términos náuticos, nombres de lugares suecos.

- Alfombras: nombres de lugares daneses.

- Sofás, sillones, sillas y mesas de comedor: nombres suecos de lugares.

Si quieres saber lo que significa cada uno de estos nombres, estás de enhorabuena. El campeón del mundo de cubo de Rubik, Lars Petrus, ha recopilado en un diccionario miles de nombres de productos del IKEA para que todos los no versados en sueco podamos entender lo que se esconde tras el nombre de los sofás y las mesas de nuestra casa.

Por último, y como curiosidad, igual te interesa saber que el propio nombre de IKEA es un acrónimo compuesto por la I de Ingvar, la K de Kamprad, la E de Elmtaryd, la granja donde creció, y la A de Agunnaryd, su pueblo. Como para olvidarlo.

share